Por Primera Vez Desde 2008 Bajan las Acciones de Apple

Por Primera Vez Desde 2008 Bajan las Acciones de Apple

Compartir

Durante los últimos años las acciones de la compañía de la manzana han gozado de unos valores envidiables. Sin embargo, en estos primeros días del 2016 se ha podido saber que el valor en bolsa de Apple ha experimentado una caída interanual por primera desde el 2008.

Hay que decir que la caída no ha sido muy grande y no hay nada por lo que tengan que preocuparse en Cupertino. Se trata de una bajada de un 4,64% con respecto al uno de enero del año pasado, un porcentaje realmente pequeño.

Bajan las acciones de Apple por primera vez desde 2008.

El buen ritmo que llevaba la compañía en la bolsa a lo largo de los últimos diez años ha hecho que esta ligera caída sea motivo de noticia. Sin embargo, cuando se manejan cifras tan grandes como las de Apple, esta caída porcentual mínima en el valor interanual supone una pérdida de bastante dinero.

El valor empresarial de Apple ha caído 1.000 millones de dólares

Así pues, Apple ha visto cómo sus beneficios han caído 600.000$ y han tenido una pérdida de valor total de 1.000 millones de dólares. Esto ha hecho que el valor empresarial de Apple haya pasado a ser de 57.000 millones de dólares en 2016, mientras que el año pasado era de 58.000 millones.

Como hemos dicho anteriormente empresas como Apple manejan unas cantidades de dinero realmente impresionantes y aunque la variación parece mínima, con 1.000 millones de dólares se pueden hacer muchas cosas. También hay que tener en cuenta que ese dinero puede afectar a muchos ámbitos de la sociedad general.

Bajan las acciones de Apple por primera vez desde 2008.

Según informan en Reuters, tal y como han podido saber a través de sus diversos trabajos de investigación, el 85% de los brokers de bolsa aprueban las acciones de Apple y no recomiendan venderlas. Además, no hay que olvidar que el 2016 será un año clave para los chicos de Cupertino, ya que en septiembre lanzarán al mercado el iPhone 7, un modelo que cambia de número y abandona la “s” de su nombre, lo que supone un cambio en el diseño y las características técnicas.