Samsung no Podrá Vender Smartphones que Infrinjan Patentes de Apple en EE.UU.

Samsung no Podrá Vender Smartphones que Infrinjan Patentes de Apple en EE.UU.

Compartir

La compañía surcoreana sigue luchando en los tribunales y el pasado mes de diciembre recurrieron de nuevo la sentencia por copiar a Apple. Pero la historia parece no tener fin, y lo último que ha ocurrido ha sido que la juez Lucy Koh ha prohibido a Samsung vender algunos modelos de móviles antiguos en los Estados Unidos por infringir patentes de Apple.

Estos modelos forman parte de la lista de dispositivos que infringen patentes de los chicos de Cupertino, y lo cierto es que no son pocos. Entre ellos se encuentran el Galaxy Note 2, el Galaxy S3 o el Galaxy Nexus, entre otros.

Samsung no podrá vender algunos móviles en Estados Unidos.

En su día, el jurado decidió que Samsung era culpable de infringir varias patentes de Apple, motivo por el que la compañía fue condenada a pagar cientos de millones de dólares a los de Cupertino. Sin embargo, Samsung no se rinde y sigue luchando para salir lo más airoso posible de esta situación.

La medida tomada por la juez no afecta en demasía a Samsung

En la lista de dispositivos que la juez ha prohibido a Samsung vender en los Estados Unidos se encuentran el Galaxy Nexus, el Admire, el Galaxy Note, el Galaxy Note 2, el Galaxy S2 Skyrocket, el Galaxy S2 Epic 4G Touch, el Stratosphere y el Galaxy S3. De todos estos dispositivos el Samsung Galaxy S3 es el smartphone más reciente, el cual fue lanzado en el 2012.

A simple vista puede parecer una medida bastante dura, pero lo cierto es que Samsung no se verá muy afectada por la decisión de la juez Lucy Koh. Y es que la mayoría de estos dispositivos ya no se venden en los Estados Unidos.

Samsung no podrá vender algunos móviles en Estados Unidos.

Algunas de las patentes de Apple infringidas por Samsung según determinó el jurado fueron los enlaces rápidos, el autocorrector de palabras o la función de deslizar para desbloquear. En un principio Apple pidió que se prohibiera la venta de los dispositivos que utilizaban estas cosas, pero la juez consideró que los casi 120 millones de dólares de indemnización eran suficientes.