Demasiados Modelos de iPhone y iPad Podrían Distanciar a los Usuarios de...

Demasiados Modelos de iPhone y iPad Podrían Distanciar a los Usuarios de Apple

Compartir
Comparación dispositivos Apple

La segregación tecnológica provoca en Android que, al haber tantos dispositivos móviles con sus características propias, capas de personalización, formas de trabajar el hardware y el software nativo del sistema operativo de Google, se reporten miles de problemas por parte de los usuarios, sobre todo los heavy users. Este es un hecho que desmarcaba a Apple hasta la fecha. Quiero poner de manifiesto que esto es la opinión y pensamiento de un servidor.

La política de Apple ha ido cambiando durante años, y actualmente está a punto de presentar un nuevo terminal de tamaño menor y hardware inferior a los ‘gama alta’ (iPhone 6s y 6s Plus) que ya tiene en el mercado. Este, quizás, podría ser el inicio de una desarticulación de lo que Steve Jobs consiguió con la compañía de Cupertino, y podría no acabar nada bien en un futuro a medio o largo plazo.

Usuarios

iPhones y iPads Muy a nuestro pesar, Apple nos está fallando virando hacia otro destino. Ha comprendido que existen diferentes tipos de usuarios que requieren de una mayor o menor pantalla en su día a día, pero para eso crearon las primeras tablets como el iPad de primera generación, enfocado más al público con mayor carga multimedia que el resto. Supuso innovación, pero al mismo tiempo la primera segregación. ¿Era necesaria la salida de este tipo de dispositivos? Pues quizás sí, pero ha sido inevitable.

Y aquí no queda la cosa, ya que la inminente presentación de un iPhone SE, y la lejana, pero a la vez cercana, salida del flamante y rumoreado iPhone 7 llevará a muchos usuarios seguidores de Apple a dudar de cuál terminar comprar, lo que nos traslada a la misma situación actual que viven los lugareños del mundo Android. Indecisión por ofrecer tanta variedad.

Política de actualizaciones

En unos años, esto podría agravarse, sobre todo por la política –muy buena para quien no se quiera gastar 800-1.000 euros cada año– de Apple de poder actualizar a la última versión de iOS en terminales como el 4s. Sin embargo, el problema viene cuando estas actualizaciones, o vienen capadas por las características de un terminal ya de por sí desfasado, o funcionan como un Galaxy Ace nada más sacarlo de la caja. Apple ya recibió demandas por ello hace pocos meses.

Es una pena que Apple haya sucumbido al mercado, pero había visto cómo marcas tan poderosas como Samsung y otras emergentes se hacían poco a poco con el mercado de la gama baja y media en el que los californianos nunca habían apostado. Apple siempre ha sido una marca para quienes requieren calidad de materiales, durabilidad, actualizaciones y estabilidad, y eso había y hay que pagarlo, pues los terminales de, a priori, gama media como el iPhone de la próxima keynote no se bajará los pantalones y se pondrá al nivel de un OnePlus 2 o un Xiaomi Mi5. El iPhone 5c no lo hizo en su día, ¿por qué iban a apostar por un público menos pudiente en este momento?

Un futuro incierto

iPhones y iPads Gran parte de los beneficios que Apple consigue son destinados a su departamento de I+D, por ello sus precios son tan alto. Quieren estar a la vanguardia de la tecnología, y lo están consiguiendo. Sin embargo, algunos de los últimos movimientos no están sentando muy bien en millones de usuarios que ven con relativo miedo una futura segregación en masa en terminales Apple, con los problemas que esto podría acarrearle a la empresa comandada por Tim Cook.

Lo que comento no es un tema baladí, como pudieran pensar la otra mitad del público seguidor de Apple, pues el próximo paso –aunque no creo que ocurra en la vida— sería en el que la empresa cediera los derechos de sus SO a otras marcas para que pudieran instalarlo y venderlo con sus terminales móviles. Ojalá me equivoque, y Apple sea la única poseedora del sistema hasta el fin de sus días pues, hasta ahora, ha funcionado de maravilla, eso sí, en la gama más alta.

Como diría un amigo mío: “Apple, antes molabas”. Sin embargo, no podemos estar de acuerdo con esta afirmación, pues Apple siempre ha conseguido sacar una sonrisa en todas las presentaciones de un nuevo iPhone o iPad, ha estado y estará a la vanguardia de la innovación tecnológica, utiliza siempre grandes diseños y una construcción muy cuidada, y todo esto pensando en mantener a sus usuarios atados a sus productos de manera permanente. Sus campañas de marketing enamoran y su servicio de atención es amor puro. Por esos motivos, no deberíamos tener miedo a una más que probable segregación de terminales.