El iPad Mini en el sector educativo

El iPad Mini en el sector educativo

Compartir

Si los rumores sobre la llegada son ciertos, esta tarde Apple debería presentar en sociedad el nuevo iPad Mini. El nuevo dispositivo tendrá unas dimensiones más reducidas que el actual iPad y podría tener puesto su foco en el mercado de la educación, pero sobre todo en mantener a raya a la competencia del iPad, que está empezando a hacer pupa a Apple.

El iPad no tiene un competidor real en el mercado de las 10 pulgadas. Apple sigue dominando tranquilamente en este segmento, pero no ocurre lo mismo en el sector de los tablets más pequeños. Amazon y Google están haciendo daño con su Kindle Fire HD y su Nexus 7. Tablets con unas capacidades decentes y un precio de partida que es menos de la mitad de lo que cuesta un iPad. Con estas características es normal que sean capaces de estar robando cuota de mercado a Apple, ya que mucha gente quiere un tablet, pero no puede permitirse gastarse lo que cuesta el iPad más básico.

El iPad Mini podría ser el dispositivo perfecto para las aulas

El iPad Mini, podría encajar perfectamente en este sector. Un tablet más pequeño, pero también más barato. Los rumores hablan de diferentes precios, pero el que parece tener más aceptación es el que habla de 329$ de precio de partida. Más caro que los modelos de la competencia (199$ de partida), pero se trata de un producto Apple, un producto que cumplirá las expectativas y, siendo sinceros: la gente no quiere un tablet, quiere un iPad.

De todas formas, Apple no presentará el iPad Mini de esta forma. Presentará el iPad Mini como un dispositivo perfecto, un dispositivo que todos necesitamos y un dispositivo que será capaz de cumplir todos nuestros sueños. Esta es la forma de vender de Apple y por el momento les está funcionando increíblente bien.

Los rumores mencionan una y otra vez que Apple podría orientar su nuevo tablet hacía el mercado de la educación y en cierto modo esto podría ser una muy buena idea. Desde hace años se habla de proyectos para llevar las nuevas tecnologías, de optar por medios digitales en lugar de libros de texto y de convertir la enseñanza en algo mucho más interactivo, divertido, participativo. Es decir, de hacer que los estudiantes realmente se interesen por lo que están haciendo y que la experiencia de aprender se convierta en algo mucho mejor.

Muchos centros educativos intentaron introducir el ordenador en las aulas sin grandes resultados. Los profesores no estaban preparados y no se formaron lo suficiente para poder sacarle provecho, el mantenimiento de los equipos era bastante caro y aún así seguía siendo necesario utilizar libros de texto en papel, por lo que los costes (para los centros y para las familias) se disparaban. Después llegó el iPad y en algunos casos se empezó a utilizar, aunque el precio seguía siendo bastante elevado y los proyectos que se iniciaron en este campo, acabaron cerrándose por falta de fondos y por no poder llegar a todos los alumnos de los centros (al menos en España).

Ahora llega el iPad Mini, un dispositivo fácil de transportar, con un precio no tan elevado y que muchas familias podrían adquirir (sobre todo si pensamos en eliminar los libros de texto y sustituirlos por el nuevo tablet de Apple). Además podrían ser los propios centros educativos los que compren los tablets para después distribuir a las familias, con pedidos de grandes cantidades Apple suele ofrecer descuentos. La AppStore está llena de aplicaciones interesantes para la educación, la iBook Store está ahí y los libros educativos que se pueden crear para distribuirlos a través de esta plataforma pueden incluir todo tipo de materiales multimedia (vídeo, audio, fotografía, imagen, gráficos interactivos, etc, etc, etc…).

¿No tendría cierto sentido que Apple pudiese meterse por fin en las aulas? Sin duda, tiene el ecosistema perfecto para conseguirlo. Sus productos tienen una alta calidad, un buen funcionamiento, no suelen “colgarse” (algo que causaría retrasos en las clases) y podrían convertirse en una forma mucho más interactiva para que los estudiantes se interesen más por las clases.

Confiemos en que si finalmente Apple quiere enfocar el iPad Mini hacía el sector de la educación, éste al menos se interese por el producto y veamos iniciativas interesantes. Quizá el tablet de Apple no acabe llevándose el gato al agua, pero ojalá que al menos consigan abrir los ojos a los responsables de educación de todo el mundo.

Comparte este artículo con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio del mismo. ¡Gracias!