¿Consumen demasiado Tráfico de Datos los Tablet y los Smartphones?

¿Consumen demasiado Tráfico de Datos los Tablet y los Smartphones?

Compartir

Blue Coat Systems ha monitorizado el ancho de banda utilizado por un empleado que utiliza dos dispositivos iOS (iPhone y iPad). Encontraron que, en un período de dos semanas, el impacto en la red corporativa era de más de 53 GB.

Desde 2009, la adopción de los dispositivos BYOD (Bring Your Own Device) se ha incrementado 15 veces, con 1,02 millones de dispositivos previstos para finales de este año. Según un reciente estudio de “Global Mobility Study”, realizado por IDG Research Services, el 71% de los empleados dijo que accedían a la red corporativa de sus empresas utilizando sus smartphones personales. En un mes, el peso de estos dispositivos en el ancho de banda corporativo puede variar entre 4 y más de 200 GB.

Las causas del fenómeno

Desde 2009 hasta la fecha se han vendido más de 1.000 millones de smartphones y tablet iOS de Apple y Android de Google. Estos dispositivos consumen una cantidad considerable de ancho de banda que se percibe en otras aplicaciones de la red. El tráfico de datos en  las redes móviles y las conexiones de banda ancha en casa, así como las actualizaciones de software y aplicaciones que requieren conexión WiFi, indican que esta actividad recae de manera desproporcionada en la red de empresas. Al mismo tiempo, las empresas no tienen las herramientas para ver o controlar el uso de tales dispositivos en la red.

Entre las actividades de los smartphones que involucran el consumo de ancho de banda se incluyen:

  • Actualizaciones del sistema operativo: los usuarios exigen que los dispositivos estén conectados a un ordenador o una red WiFi, por lo que se pueden descargar los sistemas operativos que llegan a ocupar miles de MB. Como resultado, un único dispositivo móvil puede fácilmente sobrecargar el ancho de banda de la empresa con un solo clic, en detrimento de las redes y aplicaciones corporativas.
  • Descarga de aplicaciones: un usuario descarga un promedio de más de 40 aplicaciones, accediendo a iTunes de Apple o a Google Play, donde se tiene acceso a alrededor de 1,2 millones de aplicaciones. Su tamaño puede variar desde una cantidad mínima a miles de MB. Además, sus actualizaciones son archivos de imagen, por lo que el impacto en el ancho de banda es aproximadamente equivalente a descargar primero la aplicación en si misma con cada nueva actualización.
  • Subida de fotos y vídeo: las cámaras integradas en los smartphones son capaces de hacer fotos de alta resolución. Cualquier persona puede tomar fotos (de 1 a 3 MB) o grabar vídeos (entre 25 y 230 MB por minuto) y cargarlos rápidamente en plataformas como Flickr o iCloud para compartirlas con sus colegas, amigos o familiares. Del mismo modo, las fotos y vídeos se pueden descargar fácilmente de sus colegas, duplicando el impacto en la red.
  • Descarga de vídeo y recursos multimedia: gracias al contenido de vídeo disponible para su descarga a través de iTunes, Amazon y sitios similares, los usuarios pueden consumir ancho de banda de la empresa como nunca antes. Los vídeos en HD ocupan un promedio de 3 GB o más, y una temporada completa de una serie de televisión requiere de muchos más GB. Además, los dispositivos móviles proporcionan acceso a los, cada vez más extendidos, vídeos en streaming. En promedio, un vídeo en YouTube requiere 500 Kbps para ser descargado, por lo tanto, un único usuario en una oficina remota con una conexión T1 va a consumir el 33% del ancho de banda mientras reproduce el vídeo.
  • Copia de seguridad en la nube: iCloud ofrece a los usuarios 5 GB de almacenamiento gratuito en la nube para sincronizar el contenido como fotos, correo electrónico, música, vídeo y aplicaciones de todos los dispositivos conectados. Las copias de seguridad incrementales se realizan diariamente y varían de unos cuantos kilobytes hasta los 20 MB, dependiendo de la cantidad de datos a sincronizar. Si además sincronizas las fotos, estos datos ocuparán varios GB.

Soluciones para la empresa

Al igual que los ordenadores portátiles corporativos, los dispositivos móviles se pueden utilizar en las actividades de trabajo y ocio. Sin embargo, ya que estos no están registrados o emitidos por la empresa, muchos departamentos de IT no tienen claro el número de dispositivos conectados a la red, las aplicaciones que utilizan o cuánto ancho de banda consumen. Y lo más importante, no tienen los medios para controlar su impacto. En ausencia de instrumentos eficaces de gestión del tráfico, los departamentos de IT están impotentes ante la llegada del fenómeno BYOD.

Con el fin de minimizar el impacto de esta tendencia en la red, es necesario que las empresas tengan:

  • Visibilidad: el seguimiento en tiempo real de todas las aplicaciones y el contenido web en la red corporativa, proporciona la visibilidad del tráfico generado por el BYOD en millones de sitios y miles de aplicaciones multimedia.
  • Control: las políticas QoS permiten a los administradores de la red limitar los BYOD y el tráfico de subida en proporción a la capacidad de la red, lo que permite que las aplicaciones corporativas tengan mayor prioridad al consumir ancho de banda.
  • Optimización / Aceleración: optimización de protocolos, combinado con el caching del sistema operativo, la descarga de aplicaciones o el contenido multimedia bajo demanda, reduce el impacto de las iniciativas BYOD al permitir videos institucionales, tales como cursos de capacitación, las comunicaciones y el acceso a documentos.

Estas son soluciones muy interesantes para todos los administradores de IT.

Comparte este artículo con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio del mismo. ¡Gracias!