Reflexiones Sobre el Futuro de Apple

Reflexiones Sobre el Futuro de Apple

«Quiero dejar esto claro. He visto lo que pasó cuando murió Walt Disney. La gente miró a su alrededor y se preguntaba lo que Walt habría hecho. El negocio estaba paralizado, la gente simplemente se sentaba en las reuniones para hablar sobre lo que Walt habría hecho. No quiero que os preguntéis nunca lo que yo hubiera hecho. Simplemente haced lo que sea correcto.»

Estas fueron una de las últimas palabras que Steve Jobs le dedicó a Tim Cook antes de pasarle su corona como CEO de Apple. Meses más tarde, el co-fundador de la manzana moría en su casa de Palo Alto. ¿Está tomando Apple el camino correcto?

Apple ha continuado mejorando sus productos pero no ha abierto ningún mercado nuevo en los últimos 2 años sin Jobs

Primero quiero dejar algo muy claro, Apple no era únicamente Jobs ni este artículo pretende defender esa idea. Ahora bien, Apple se ha convertido en una de las compañías más grandes del mundo por productos lanzados durante le etapa en la que él dirigió la empresa, aportando su huella en cada uno de ellos. El iPod, el iPhone y el iPad han sido la catapulta para erigirse como la empresa tecnológica más grande el mundo.

Analicemos que tenemos ahora tras la marcha del genio o en la Apple post-Jobs:

  1. El iPad: fue lanzado el iPad de 3ª generación con pantalla Retina, la mejor pantalla vista nunca en un dispositivo de esas características.  Más tarde apareció el iPad mini, una versión reducida en tamaño, peso, prestaciones y precio para acercarse a otro tipo de mercado.
  2. El iPhone: el iPhone 4S mantuvo el diseño del 4 y mejoró sus especificaciones. Con el iPhone 5 se aumentó por primera vez su pantalla hasta las 4 pulgadas acompañado de un diseño más ligero y delgado, pero algo continuista.
  3. Mac: aparece el Mac Book Pro de 15 pulgadas con pantalla Retina y más tarde su hermano menor de 13. El diseño de toda la gama de portátiles se ha mantenido inalterable salvo pequeñas modificaciones en los modelos Retina. Por otro lado, el iMac ha sufrido una importante actualización incorporando un diseño sorprendentemente fino.

Como podemos observar, Apple ha querido caminar sobre seguro, sobre un camino que ya estaba trazado, mejorando sus productos en aquello que resulta obvio y actualizando sus componentes según los cánones que marca el mercado. En estos más de 2 años, la compañía no ha abierto ninguna vía de mercado nueva, pues el iPad mini se ha sumado a una categoría que ya existía.

Si algún fallo se le puede achacar a Apple estos últimos años es el de sumarse a la corriente del mercado tecnológico, dejarse arrastrar por ella, y esto es peligroso, pues la manzana siempre se ha caracterizado por nadar en contra de ella. Si entra en la guerra de las prestaciones tiene todas las papeletas de perder, pues compañías como Samsung o HTC sacan constantemente nuevos terminales al mercado incorporando los últimos procesadores. Esto obligaría a la empresa de la manzana a cambiar su política de lanzamientos, algo que ya se ha rumoreado y cabrearía a los más fieles de la marca o centrarse en lo realmente importante, la experiencia.

¿Cuál es el problema que tiene actualmente Apple? El propio mercado, un mercado que se encuentra saturado de tablets, smartphones y reproductores varios. Cuando se lanzaron productos como el iPad o el iPhone, Apple estaba sola en el mercado, no había alternativas. Ahora existen centenares de ellas, a precios muy competitivos que atraen tanto a nuevos usuarios como a aquellos que se pasaron a Apple por su experiencia y revolución y ahora la abandonan porque se ha estancado.

El futuro de Apple pasa irremediablemente por volverse a distinguir de sus competidores, ofreciendo aquello que los demás no puedan conseguir, aquello por lo que merezca la pena pagar el precio que valen sus productos. Esto no implica necesariamente abrir otra vía de mercado como podría ser la de la televisión o los relojes, pero sí implica ser diferente.

Tim Cook tiene una gran labor por delante, tiene una empresa bien asentada y con un gran colchón económico, no hay excusas para no intentar dar otra revolución, no hay excusas para no arriesgarse. La seña identificativa de Apple es la innovación, si no se consigue mantener en un futuro, se habrá apartado del camino correcto que marcó Jobs antes de partir.

Comparte este artículo con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio del mismo. ¡Gracias!