Android y su Problema de Fragmentación Frente a iOS

Android y su Problema de Fragmentación Frente a iOS

Compartir

Siempre se ha dicho que uno de los grandes problemas de Android es su fragmentación. Por una parte la fragmentación provocada por ser un sistema operativo disponible para cualquier fabricante, lo que hace que se tenga que adaptar a infinidad de dispositivos con características internas totalmente diferentes y pantallas con diferentes tamaños y resoluciones. Y, por otra parte, también se enfrenta a un problema de fragmentación debido a que las nuevas versiones no siempre llegan a todos los dispositivos al mismo tiempo, ni a los más recientes. Es más, muchas veces ni siquiera llegan nuevas actualizaciones.

Esto provoca que en los estudios sobre la penetración de las diferentes versiones de Android, las últimas versiones tengan una representación muy pequeña. Todo lo contrario que ocurre en iOS, el sistema operativo de los iPad, iPhone y iPod touch de Apple, llega al mismo tiempo para todos los dispositivos compatibles y, generalmente, con novedades que interesan a los usuarios.

iOS 6 ya está presente en un 92% de los dispositivos iOS en funcionamiento

Debido a esto, en el último informe que ha sido publicado sobre la adopción de las diferentes versiones de Android y iOS, vemos que iOS 6 está presente en una cifra entorno al 92% del total de dispositivos con este sistema operativo, mientras que en el caso de Android la última versión sólo está presente en un 33,5% de los dispositivos. Un claro indicador de que la facilidad para actualizar y el control por parte de Apple de las actualizaciones del sistema operativo favorecen la adopción de las nuevas versiones por parte de los usuarios.

Las cifras generales dan una idea bastante objetiva del problema al que se enfrenta Android, pero sabiendo que Gingerbread 2.3 (lanzado hace dos años) todavía está presente en un 25% de los dispositivos el asunto alcanza niveles todavía más preocupantes.

Los principales afectados por este problema son los propios usuarios de los dispositivos y también los desarrolladores de aplicaciones para Android. Los primeros se encuentran con que los fabricantes de sus dispositivos no siempre ofrecen las nuevas versiones de Android en un período aceptable y los segundos se ven con problemas para hacer que sus creaciones funcionen en todos los dispositivos sin ningún tipo de problema.

Es muy difícil encontrar una solución a este problema. De primeras podríamos decir que la única opción es que Google aumente el control sobre Android y exija a los fabricantes que presenten más atención a las nuevas versiones del sistema operativo, algo que no parece probable. El otro camino, sería que seamos los usuarios los que exijamos de una forma más insistente a los fabricantes que sean más ágiles a la hora de lanzar nuevas versiones; aunque es cierto que a muchos usuarios les da exactamente igual tener la última versión o una anterior.

Comparte este artículo con tus amigos en las principales redes sociales con los botones que encontrarás al principio del mismo. ¡Muchísimas gracias!