iTunes Cumple 10 Años ¿Qué le Espera en el Futuro?

    A lo largo de sus 10 años de existencia, la tienda iTunes ha evolucionado aún permaneciendo inmóvil. Comenzó como una tienda online que vendía archivos de audio digitales protegidos, se amplió para incluir las ventas (y en algunos casos alquileres) de películas, programas de televisión, aplicaciones y libros (en audio y electrónicos). Aún así, no debemos olvidar su misión: vender, vender y vender.

    10 años más: ¿Cual será el futuro de la tienda iTunes?

    La tienda ha tenido un gran éxito para Apple, hasta el punto que ahora la compañía habla menos de ella como una forma de hacer que la gente compre un iPod o un iPhone, y más como un centro de beneficios. Esta misma semana, por ejemplo, Apple anunció que los ingresos totales de la tienda iTunes alcanzaron los 4.000 millones de dólares en su segundo trimestre fiscal, con 2.400 de esos millones que procedían de las ventas multimedia.

    Por mucho éxito que Apple haya tenido, ¿es el modelo de los últimos 10 años viable para los próximos 10 años? Puede que no. Dos factores han alterado el mercado actual: la actitud cambiante de los consumidores frente al contenido multimedia, y la competencia a la que se enfrenta Apple.

    El valor multimedia

    En los viejos tiempos si querías tener lo último de tu artista favorito tenías que ir a la tienda de discos y gastarte los 15-20 euros que costaba cada disco.

    La llegada de los servicios ilegales de intercambio de archivos como Napster lo cambiaron todo. De repente, toda la música estaba disponible de forma gratuita para los que sabían conseguirla. La asociación de la industria discográfica de Estados Unidos presentó sus quejas sobre esta nueva tecnología y se generaron diversas demandas en contra de este tipo de servicios cuyas sentencias no demostraban que robar música era malo, sólo que podría ser arriesgado.

    La descarga ilegal no es lo único que ha alterado las actitudes sobre el valor de los contenidos multimedia. Servicios en streaming como Pandora y Slacker ofrecen un mejor precio en sus servicios de radio; incluso sus anuncios son más cortos y menos frecuentes (casi siempre). Spotify y sus acólitos demuestran que si estás dispuesto a pagar 10 euros al mes, nunca más en todo tu vida necesitarás comprar una canción. Y gracias a los servicios de suscripción de vídeo como Netflix, cada vez tenemos más posibilidades de ver en streaming las películas y los programas de televisión que nos gustan.

    Al disfrutar de más contenido que parece ser sin coste, nuestra actitud acerca de su valía cambia. ¿Por qué pagar 15-20 euros por el último disco de nuestro artista favorito si por la mitad podemos escuchar este disco y otras 15 millones de canciones? ¿Por qué contratar un super paquete de canales de la televisión por cable para poder ver una serie si en nada podrás verla a tu ritmo en Netflix? Y si Pandora se puede escuchar en el coche, ¿para qué vas a gastar varias decenas de euros comprando los discos en iTunes?.

    A medida que cambian las actitudes, las personas inteligentes buscan formas de aprovechar esos cambios. En la actualidad, muchas de esas personas están trabajando o en las redes sociales o trabajan en servicios de streaming de contenido. Las redes sociales generan las recomendaciones y el tráfico, y los servicios de medios entregan el contenido.

    Teniendo en cuenta estos cambios, la idea de que Apple puede mantener su actual modelo, basado sólo en las ventas y los alquileres, parece que no es lo correcto. Las compras no van a desaparecer, ya que siempre nos gusta ser dueños de algunos contenidos, pero tenerlo como único modelo de distribución es algo anticuado. Entonces, ¿hacia dónde podría ir ahora la empresa?

    Suscripción de Música: Los servicios de música en streaming como Pandora se han puesto de moda. Actualmente se puede encontrar en dispositivos muy diversos, desde receptores A/V, televisores con Smart TV o, incluso, en algunos modelos nuevos de coches. Pero a pesar de los abundantes rumores sobre el servicio de música en streaming de Apple, de momento no podemos proclamar que vaya a ser real.

    Aunque Spotify y otros servicios de suscripción de música pueden llegar a acuerdos con algunas redes sociales y comercializar sus servicios de otras maneras, todavía se enfrentan a un obstáculo importante: convencer a la gente de que haga clic para subscribirse, introduzca un número de una tarjeta de crédito y se mantenga suscrito durante varios meses.

    Apple se enfrenta al mismo tipo de barrera, pero tiene un gran ventaja: la empresa ya cuenta con la información de la tarjeta de crédito, por lo que la suscripción a un servicio de música en streaming los consumidores no lo verán como un gran nuevo compromiso, sino que lo verán como un servicio adicional a lo que ya tienen.

    iTunes es una entidad familiar. Sus usuarios ya saben cómo usar iTunes y ya conocen su interfaz, aprecian la calidad de los archivos de audio y entienden como reproducir música de iTunes en cualquier dispositivo, ya sea móvil o el ordenador. La mejora del servicio de iTunes actual con un servicio de música en streaming, simplemente ampliaría esa experiencia.

    Volviendo a la historia de iTunes, una vez que la tienda empezó a coger fama y ganar adeptos, Apple lanzó Ping. Este servicio fracasó por varias razones, pero la más importantes es que fue diseñado para vender música y no para compartirla. Cuando compartías una canción, albúm o lista de reproducción en Ping, sabías que realmente estabas compartiendo sólo una vista previa. Compartir la música y recomendaciones sobre la misma puede resultar muy divertido, pero de esta forma el consumo de las recomendaciones era una experiencia vacía.

    Pero supongamos que en lugar de hacerlo así, las personas con las que has compartido el contenido o recomendado alguna lista, albúm o canción pudieran arrastrar este a la barra lateral y escucharlo al completo en su iPod mientras van al trabajo. O bien, poder reproducir esta música desde Facebook o Twitter  (o cualquier otra red social). ¿Qué os parecería?

    Asuntos de producción: El vídeo puede seguir siendo más complicado de vender, y no necesariamente por falta de voluntad de Apple para entrar en el negocio del streaming de vídeo. Tras ver cómo Apple dominaba el negocio de la música en la década el 2000, los estudios de cine y televisión han sido renuentes socios de iTunes. Los estudios y cadenas de televisión más importantes tratan de mantener mayor control sobre su contenido, y pueden pensar que sus mejores ofertas de streaming están en otra parte. No hay ninguna razón para pensar, sin embargo, que van a ser tímidos a la hora de continuar usando iTunes Store para vender y alquilar.

    Sin embargo, tanto el streaming de vídeo como de audio es clave para el consumo de medios digitales, y algunas cosas interesantes que están sucediendo en este negocio. Tanto Netflix como Amazon están produciendo programas exclusivos para sus servicios de streaming.

    Tal y como leemos hoy en Macworld, Apple tiene los medios para ofrecer este tipo de servicios, tal y como ha demostrado con una serie de conciertos iTunes Festival. Si Apple se decide o no a convertirse en «productos de medios» en los próximos años depende de hacia donde quiera orientar la tienda de iTunes. Si Apple ve a iTunes como una forma de potenciar las ventas de su hardware no hará gran cosa.

    Ahora y el futuro

    La iTunes Store ha sido un logro notable. Por el objetivo de Apple, ayudando a los dispositivos iOS a convertirse en los reproductores más populares del planeta; y también revitalizando la música y mostrando que los medios digitales pueden ser una forma atractiva y fácil de vender. Pero el mundo está cambiando. Será emocionante ver cómo Apple se acomoda a los cambios de los próximos años.

    Comparte este artículo con tus amigos en las principales redes sociales con los botones que encontrarás al principio del mismo. ¡Muchísimas gracias!