Compra un iPad para Navidad y lo Meten en la Cárcel

    Los «peligros» de comprar un iPad

    Los productos de Apple son muy buscados y deseados por mucha gente en todo el mundo. Seguro que habéis oído varios casos de robos o timos a través de Internet, pero lo realmente extraño es que te pase como le pasó el año pasado a Colin Marsh, un residente del Reino Unido que compró un iPad para regalárselo a su familia en Navidad en una cadena de supermercados del país.

    Marsh compró el iPad en unos grandes almacenes del Reino Unido llamados Tesco. Cuando llegó a casa y abrió el iPad, se encontró que en lugar de estar el tablet de Apple, le esperaban tres pegotes de arcilla gris.

    Te cambio un poco de arcilla por un iPad

    Como es lógico, el señor Marsh devolvió el artículo a la tienda y además informó a la policía local de lo que le había ocurrido. Pues bien, después de un interrogatorio de tres horas, Colin Marsh fue acusado de intentar estafar a la tienda. Le condenaron a dos meses en libertad bajo fianza antes de que le dijeran que efectivamente él no había hecho nada.

    ipad-mini-retina

    Aunque finalmente el señor Marsh recibió un reembolso completo de lo que había pagado por el tablet de la manzana, sigue esperando una disculpa de la cadena Tesco. Según comentó:

    «He llevado mi propio negocio con éxito durante 22 años y soy dueño de mi propia casa. ¿Por qué iba yo a querer estafar a Tesco 470 libras que vale un iPad? No me gustaría que nadie más pasara por lo que hemos pasado mi familia y yo.»

    La noticia fue publicada por The Telegraph. Parece ser que la cadena de supermercados Tesco sí que habló con el periódico:

    «Nos quedamos muy decepcionados al saber que el producto que vendimos al señor Marsh había sido manipulado. Nosotros, por supuesto, nunca se lo habríamos vendidos al señor Marsh a sabiendas y nos disculpamos sinceramente por los problemas que esto le ha causado.»

    ipad-air-ligereza

    El iPad que supuestamente había comprado el señor Marsh, dueño de una panadería, fue finalmente rastreado y se encontró a 200 millas de distancia de donde se había realizado la compra. No se ha sabido si la persona que lo tenía ha sido acusado de algún crimen o no.

    Pero como os decíamos antes, los productos de Apple son muy golosos y está no es la primera vez que alguien compra un iPad y recibe una sorpresita. Seguro que recordáis el caso de una persona que compró en 2011 un iPad 3 a otra persona y pagó por él 180$. La transacción se hizo en el parking de un McDonald´s y la persona que lo compró no comprobó que había dentro de la caja. Cuando llegó a casa se encontró que en lugar de estar la tableta de Apple, había recibido un trozo de madera.

    Como comentan en Appadvice, la gran diferencia es que en el caso de 2011 la transacción se realizó entre particulares y no en una tienda. ¿Qué os parece el caso del señor Marsh?