Don Melton Cuenta una Serie de Anécdotas sobre Steve Jobs

    Las anécdotas muestran el lado más divertido de Jobs y su búsqueda sin concesiones de la excelencia

    Un ex-ingeniero de Apple, Don Melton, ha publicado un gran artículo sobre Steve Jobs en el que se recogen los diferentes momentos que él y Jobs compartieron en Apple. Para todos aquellos interesados en conocer más sobre la figura de Jobs, os recomendamos encarecidamente leer este post ya que muestra el lado más íntimo y personal del co-fundador de Apple.

    Melton comienza advirtiendo que él no conocía en profundidad a Jobs como podía ocurrir con otros ingenieros y diseñadores más allegados a su entorno, pero que pese a ello tuvo la oportunidad de coincidir con él en numerosas ocasiones, especialmente cuando se trataba de diseñar presentaciones de las aplicaciones de las que él era responsable.

    En efecto, el área de desarrollo en la que Melton se movía era el de Safari, motivo por el cual bromea pensando que quizá Jobs siempre pensaba en él como «el chico de Safari«. Sin embargo, también asegura que el gurú de Apple conocía bien su nombre, lo cual califica como «un honor» teniendo en cuenta que era un hombre al frente de gigantescas compañías como Apple y Pixar con miles de trabajadores a su cargo.

    steve-jobs-genius-bar.jpg

    Melton conoció a Jobs antes de entrar a trabajar en Apple, ya que formó parte del equipo de NeXT durante algún tiempo. En junio de 2001, inició su andadura en Apple y recuerda haber visto a Jobs un par de veces caminando por el campus y comiendo en la cafetería de la empresa como el resto de sus empleados, normalmente junto a la compañía de Jony Ive.

    Durante uno de los primeros encuentros, Melton se refirió por accidente a Jobs como «ese tipo»

    Precisamente, fue en la cafetería de la empresa donde Melton y Jobs tuvieron uno de sus primeros encuentros. El ingeniero se encontraba comiendo con unos compañeros cuando vieron entrar a Bud Tribble, un amigo conocido por todos ellos. Cuando Melton se acercó para saludarle vio que estaba comiendo con alguien, pero no fue capaz de saber con certeza quién era.

    jobs-apple

    «¡Hey, Bud! Ven a ver a tus viejos amigos cuando hayas terminado de hablar con este tipo.» Bud hizo un extraño e incómodo silencio, en efecto, «ese tipo» se giró y Melton pudo ver que era Steve Jobs. El CEO de Apple le dedicó una media sonrisa y él volvió a su sitio junto a sus compañeros añadiendo un «estoy bien despedido«.

    Sin embargo, Melton no fue despedido y siguió trabajando en la empresa desarollando y perfeccionado el navegador Safari, el cual todavía no había sido anunciado. Scott Forstall le hizo un par de recomendaciones para sobrevivir al primer encuentro con Steve, ya sabéis, todo aquello que podía o no podía decir/hacer.

    steve-jobs-iphone

    «Jobs no era ni un ogro ni un dictador, simplemente era alguien que estaba muy ocupado»

    Melton asegura que Steve no era un ogro o un dictador, sino alguien que estaba muy ocupado. Es decir, él no tenía tiempo para aquellos que se acobardaban fácilmente o aquellos que no tenían ni idea de lo que estaban haciendo o hablando. En ese sentido, Jobs no era muy diferente del resto de ejecutivos de otras compañías.

    Forstall también le advirtió que a Jobs le gustaba llevar la dirección de las presentaciones, así que si él decía «Stop» debías parar inmediatamente. Además, a Jobs no le gustaba que movieran el cursor mientras él estaba mirando la pantalla, así que se lo prohibió terminantemente. La idea estaba clara: si no conseguía gustar a Jobs en la primer reunión, no habría una segunda.

    jobs-apple-2

    Melton debió hacerlo bien durante su primer encuentro con Jobs porque fue invitado a reuniones posteriores. Durante uno de estos encuentras, el CEO de Apple mostró su descontentos con la interfaz de los marcadores de Safari, que por entonces se concentraban en una ventana individual. Jobs se dirigió a Melton y le dijo: «¿Qué es lo que harías?«.

    Jobs era muy claro cuando algo de lo que le estaban mostrando no le gustaba

    Ciertamente, Melton había sido el encargado de diseñar aquella disposición de los marcadores, así que la preguntaba estaba bastante clara. Sin entrar en pánico, el ingeniero aseguró que le gustaba como lo hacía Internet Explorer. Tras unos incómodos segundos de silencio, Jobs le dijo que se lo mostrara. Evidentemente, no había ningún ordenador Windows en la sala, pero Melton resolvió la situación buscando una captura de imagen en Internet a través de Safari. Sobrevivió. Tras trabajar con Steve, Melton asegura que no hay mucha gente que pueda intimidarle.

    steve-jobs-2

    En los siguientes encuentros, Melton se encargó de mostrar a Jobs las demostraciones en vivo de las aplicaciones en las que estaban trabajando. Otra de las discrepancias con Jobs surgió a partir de la barra de estado de Safari. El gurú de Apple no veía la necesidad de incorporarla ya que lo veía algo demasiado geek. «¿Quién mira las URL cuando pones el cursor sobre un link?«, se preguntaba.

    Finalmente, Forstall y Melton convencieron a Jobs para conservarla como una opción a elegir por el usuario aunque no se mostrara visible por defecto. Con esto surgió un nuevo problema: dónde debería ir la barra que muestra el progreso de carga de una página. Tras duras sesiones de discusión acerca de este hecho, Melton y Jobs se sentaron frente a la demo y dijeron al mismo tiempo: «¡En la barra del campo de búsqueda!«.

    Tim-Cook-Steve-Jobs-China

    Melton explica algunas situaciones que muestran que Jobs también era una persona común

    El ingeniero también ha contado que tuvo el privilegio de presenciar algunas situaciones que arrojan una visión de Jobs que poca gente conoce. Por ejemplo, en una ocasión un empleado se encontraba realizando una presentación ante él con una cara algo demacrada y somnolienta. Steve detuvo la presentación y preguntó si se encontraba bien. La persona se disculpó y le respondió que había estado en urgencias hasta altas horas de la noche debido a un accidente de su hija.

    Jobs, aparentemente preocupado, le preguntó si prefería hacer la presentación más tarde. Acto seguido, el CEO de Apple contó una historia acerca de uno de sus hijos y lo mucho que le había afectado a él también. Finalmente, le dijo al empleado que podía salir del trabajo temprano aquel día.

    familia-steve-jobs

    En otra ocasión Jobs se disculpó con los ojos llorosos ante toda la plantilla. Admitió que había estado despierto toda la noche porque el perro de la familia había muerto y había tenido que estar despierto cuidando del animal para que su mujer e hijos pudieran descansar un poco. Sí, Jobs también era una persona real con problemas mundanos más allá del carácter férreo que todos conocemos.

    Los atuendos de Jobs que poca gente conoce

    Por último, Melton también menciona que Jobs no siempre llevaba unos vaqueros, unas deportivas y un jersey negro de cuello alto. En una ocasión, el ingeniero recuerda haberlo visto caminando junto a Jony Ive con unos pantalones cortos y una camisa hawaiana de manga corta.

    steve-jobs-3

    Como afirma Don Melton en su propia web, no tiene ningún intención de ir a ver la película de Jobs al cine ni de leer la biografía escrita por Walter Isaacson, ya que prefiere conservar su propia visión particular tras tantos años trabajando codo con codo con él.

    ¿Qué os parece esta nueva visión de Jobs?

    En iPadizate | Todo sobre Steve Jobs