Diferencias entre la Galaxy Tab S y la Galaxy Tab Pro: ¿Cuál...

Diferencias entre la Galaxy Tab S y la Galaxy Tab Pro: ¿Cuál elegir?

Compartir

En menos de un año Samsung ha lanzado tablets muy parecidas pero con algunas diferencias

Samsung es de las marcas que más modelos de tablets tiene en el mercado. Casi tiene una tablet para cada uno de los segmentos en los que se puede llegar a competir. Ha lanzado tamaños pequeños, medianos y grandes, y a partir de ahí a elegir.

El caso es que en menos de un año ha decidido renovar la tablet que competiría en los tamaños medianos (que para otros sería el grande ya que aún no han lanzado tablets de más de 10 pulgadas) de alta gama con un modelo algo mejorado: Galaxy Tab S y Tab Pro.

Ambas están disponibles en el mercado, por lo que puede llegar a confundir, ya que si alguien se quiere comprar alguna de las dos, le pueden llegar a parecer las dos iguales. Por ello vamos a ver en lo que se diferencian cada una de ellas.

diferencias-galaxy-tab-s-galaxy-tab-pro-1

Parecen iguales pero no lo son

Lo primero en lo que uno se fija es en el aspecto físico de la tablet, y ambas parecen iguales. Un recurso para ayudarnos a diferenciarlas es la parte trasera: la Tab S lleva la parte trasera punteada igual que el Galaxy S5, mientras que la Galaxy Tab Pro imita a la piel como el Note 3.

Otra característica del diseño que nos puede hacer diferenciarlas es que la Galaxy Tab S tiene el botón principal algo distinto a la del Tab Pro, ya que lleva incorporado un lector de huellas dactilares.

diferencias-galaxy-tab-s-galaxy-tab-pro-2

Una pantalla a la altura de las expectativas

Tan sólo 0,4 pulgadas es lo que le diferencia la pantalla de la Galaxy Tab S a la de la Tab Pro, una diferencia de tamaño insignificante y que casi es inapreciable.

Lo que tampoco es apreciable por el ojo humano pero que sí lo podemos ver en las especificaciones técnicas es la diferencia en la calidad de la pantalla. No saber por qué pero Samsung ha montado en su última tablet una pantalla ligeramente peor que la de su antecesora: el panel de la Galaxy Tab S es un Super AMOLED con una densidad de 288 píxeles por línea, y su antecesora, la Tab Pro lleva montada una pantalla Quad HD con 299 píxeles por línea.

diferencias-galaxy-tab-s-galaxy-tab-pro-3

Un poco más grande pero más fina

Éste es uno de los aspectos que más puede llamar la atención, ya que la marca coreana ha lanzado una tablet ligeramente más grande pero notoriamente más fina. Lo que sí es que ambas tienen prácticamente el mismo peso, ya que tan sólo hay una diferencia de 4 gramos entre ellas.

Tampoco es que haya mucha diferencia entre las dimensiones de la Galaxy Tab S (24,73×17,73 cm) y de la Tab Pro (24,31×17,14 cm), pero sí que se nota que la primera de ellas tiene un grosor bastante menor, exactamente de 6,6 milímetros frente a los 7,3 de la segunda.

diferencias-galaxy-tab-s-galaxy-tab-pro-4

Ser más nueva tendría que tener alguna ventaja

Está claro que la tecnología avanza a un ritmo frenético, y el estar al día casi se convierte en una misión imposible. Por ello, como es lógico, los nuevos dispositivos tienden a tener mejores características técnicas que los anteriores.

Algo así le ha ocurrido al a Galaxy Tab S, que es el último modelo de tablet que Samsung ha lanzado. Aunque lleva montado el mismo procesador que la Galaxy Tab Pro, un Exynos 5 Octa 5420 a 1,9 GHz, ya disfruta de más memoria RAM, ya que la han montado una de 3Gb frente a la de 2Gb que lleva la Tab Pro. Además, ya viene de fábrica con la versión 4.4.2 del sistema operativo Android y no hace falta andar actualizándola.

diferencias-galaxy-tab-s-galaxy-tab-pro-5

Memoria interna con posibilidad de aumentarla externamente

Samsung ha querido que sus dos tablets lleven la misma capacidad de almacenamiento interno, por lo que ambas tienen 32Gb. Lo que las va a diferenciar va a ser la capacidad de las tarjetas de memoria externas que podemos introducir.

La Galaxy Tab Pro es compatible con las tarjetas de memoria microSD de hasta 64Gb, y ya a la Galaxy Tab S la han aumentado la capacidad para poder leer memorias microSD de hasta 128Gb.

diferencias-galaxy-tab-s-galaxy-tab-pro-6

Se mantienen los píxeles de la cámara pero se añaden mejoras

A simple vista las cámaras de las dos tablets parecen iguales; ambas tienen 8 megapíxeles en la cámara principal y 2 megapíxeles en la secundaria. Lo que pasa es que la marca coreana ha introducido ciertas mejoras en la cámara de la Galaxy Tab S.

Además del estabilizador y la detección de caras y sonrisas, Samsung ha añadido la posibilidad de hacer la fotografías con las dos cámaras a la vez, como ya se puede hacer con el Galaxy S4, y el poder realizar panorámicas con la cámara principal.

diferencias-galaxy-tab-s-galaxy-tab-pro-7

La autonomía de la batería aún no ha sido probada independientemente

Estamos acostumbrados a que, cada cierto tiempo, alguna empresa de análisis mida, de forma independiente a la marca, lo que dura realmente la batería de los dispositivos. Pues de manera certificada no se sabe realmente lo que pueden llegar a durar las baterías de ambas tablets.

Hay que guiarse por lo que marca el fabricante y por los miliamperios que tienen, ya que se supone que si tiene más durará más la batería. En este aspecto, haciendo caso de las especificaciones técnicas de ambas, se supone que la batería de la Galaxy Tab Pro debería durar más que la de la Galaxy Tab S, ya que la primera tiene 8220 mAh frente a 7900 mAh de la segunda.

diferencias-galaxy-tab-s-galaxy-tab-pro-8

Galaxy Tab S o Galaxy Tab Pro… ¿Con cuál me quedo?

Como podemos apreciar son varios los detalles que diferencian a ambas pero tampoco las hacen muy diferentes como para descartar automáticamente el modelo más antiguo. Está claro que la Galaxy Tab S es algo mejor que la Galaxy Tab Pro, ya que es una tablet más reciente. Pero la Tab Pro tampoco se tiene que avergonzar, ya que tiene mejor calidad de pantalla, por ejemplo.

diferencias-galaxy-tab-s-galaxy-tab-pro-9

Lo que puede hacer decidirse por una o por otra es el precio, ya que la Galaxy Tab Pro estará más barata que la Tab S tan sólo por ser un modelo más antiguo. Así que toca valorar si la diferencia de precio entre las dos vale la pena para apostar por una o por la otra