Facebook Explica por qué su App de Mensajería Necesita tantos Permisos

    Facebook nos explica por que su cliente de mensajería necesita tantos persmisos

    Parece que la llegada de la aplicación Messenger de Facebook está dando más problemas de los que se esperaban en un principio. Y es que no parece estar teniendo una buena acogida por parte de los usuarios de Facebook la obligación de tener que instalar esta aplicación para poder leer los mensajes que el usuario recibe o quiere enviar a través de la red social a otro contacto. Algo que sus responsables pueden haber notado tras ver que las descargas no van como se esperaba, además de las numerosas críticas de los usuarios. Razón, quizás, por la que ahora han decidido publicar unas explicaciones acerca de esta app.

    Concretamente se trata de todos los permisos que Facebook Messenger solicita al usuario a la hora de instalarse en un dispositivo. O lo que es lo mismo, los permisos para utilizar y acceder a las funciones del móvil y la información de la persona que lo usa. Sin duda alguna, esto no es más que una campaña para dar una buena imagen de esta herramienta que, a pesar de contar con bastantes permisos, parece que cada uno de ellos podría estar justificados. O eso es lo que dice FB.

    facebook-messenger-permisos

    ¿Permisos necesarios o invasión de la privacidad?

    En primer lugar vemos que es necesario aceptar que Facebook Messenger acceda a la cámara del terminal. Algo bastante normal si tenemos en cuenta que a través de esta aplicación es posible hacer y compartir fotografías y vídeos a través de sus chats. Algo parecido ocurre con la petición para acceder al micrófono, en cuyo caso se solicita para poder grabar y enviar notas de voz para otros usuarios y contactos de este servicio de la red social.

    En cuanto a las llamadas también es uno de los permisos que pueda llegar a crear cierta desconfianza entre los usuarios. Pero es que no podemos olvidar en ningún momento que Facebook Messenger cuenta con la opción de acceder a la página de información de un chat y realizar una llamada telefónica normal a dicho contacto de la conversación si está disponible. Todo ello sin tener que abandonar en ningún momento la aplicación y acceder a la app “teléfono” de nuestro smartphone.

    facebook-messenger-permisos-2

    Además, la aplicación de mensajería de Facebook también solicita el permiso para acceder a la agenda de contactos del usuario. Esto es algo que puede llegar a molestar a ciertos usuarios que piensan en la privacidad y seguridad, pero es algo que permite sincronizar contactos para agregarlos al más puro estilo WhatsApp, con sólo añadirlos a la agenda. Sin necesidad de enviar mensajes de amistad a través de la red social. Junto a ello también permite mantener sincronizada la agenda. Una opción que se puede eliminar desde los ajustes de la propia app.

    Y en último lugar está el caso de los mensajes SMS. Pero si se supone que Facebook Messenger sólo envía mensajes instantáneos y directos a través de Internet ¿por qué necesita también este permiso? La razón que dan desde Facebook es sencilla: necesita acceder a los mensajes de texto SMS para poder recibir y leer el contenido del mensaje de confirmación que FB envía a cada usuario a la hora de hacerse una nueva cuenta para utilizar su app.

    Explicaciones que dan tranquilidad… ¿no?

    Después de todas estas explicaciones por parte del equipo de Facebook, los usuarios más preocupados por la seguridad y privacidad de sus datos personales y contenidos deberían quedarse un poco más tranquilos (en teoría). La cuestión es que, por un motivo u otro, Facebook acaba consiguiendo permisos que le permiten entrar en cada rincón de nuestro dispositivo después de instalar su app. Puede que haya cosas razonables, pero esto no parece serlo, la verdad. Y es que tal y como apuntan desde phoneArena, los usuarios también pueden pensar que las intenciones de la red social no son solamente leer los SMS para el registro de la aplicación.

    facebook-messenger-permisos-3

    Lo cierto es que de una forma u otra, nuestros datos pueden quedar expuestos a través de una cuenta de correo electrónico, al dar de alta un perfil en redes sociales o por el simple hecho de contar con un smartphone. Las explicaciones están bien, pero eso no cambia el hecho de que cada vez sea más difícil poder estar a salvo de la posibilidad de que nos espíen u obtengan algún dato o información privada.

    ¿Qué te parece que las aplicaciones necesiten cada vez de más permisos y cuenten con más privilegios para acceder a los datos de nuestros dispositivos? Comenta tus impresiones con nosotros en los comentarios de abajo, sin duda, este es un gran debate.