Un Joven Salva su Vida Gracias al Apple Watch

Un Joven Salva su Vida Gracias al Apple Watch

Compartir

Hace poco te contábamos en iPadizate cómo un iPhone salvaba a su dueño de morir de un disparo, pero el smartphone no es el único héroe con el sello de la manzana mordida. Según se ha podido saber, hace poco que un joven de 17 años consiguió salvar su vida gracias a su nuevo Apple Watch.

Un Apple Watch salva la vida de un joven.

Obviamente los dispositivos de Apple no cuentan con una función para salvar la vida de sus usuarios, pero en muchos casos pueden ser de gran ayuda y de vital importancia para seguir con vida, al menos en algunos casos. Pero no nos entretenemos más y vamos a contarte la historia de este adolescente y de cómo gracias a su Apple Watch puede contarla él mismo. ¡Vamos allá!

El Apple Watch, clave para diagnosticar la enfermedad del joven

El protagonista de esta historia es Paul Houle, un joven de 17 años que hace poco decidió comprarse un Apple Watch, días antes de que comenzasen los entrenamientos de la pre-temporada en la academia Tabor. Tras dos prácticas diarias, Paul se dio cuenta de que había algo que no estaba bien.

El joven se alarmó al ver que su Apple Watch marcaba 145 pulsaciones por minuto incluso después de varias horas de haber finalizado el entrenamiento. Al principio no sabía muy bien qué le podía pasar, pero pasado un tiempo Paul veía cómo tenía problemas para respirar a los pocos minutos de empezar el entrenamiento o cómo las rodillas le fallaban.

Un Apple Watch salva la vida de un joven.

El entrenador, por su parte, comprobó si las mediciones que daba el Apple Watch eran correctas y al ver que así era, no dudó ni un segundo en llevarlo al hospital. Poco después los médicos diagnosticaron a Paul rabdomiolisis, una enfermedad que hace que los músculos estriados se “desintegren”. Al producirse esto, en el riego sanguíneo entran sustancias peligrosas para el cuerpo que podrían llegar a dañar gravemente los riñones.

Paul está muy agradecido a su Apple Watch

Así pues, se podría decir que el Apple Watch le sirvió a este joven de alarma para ver que había algo que no iba bien y por suerte, acudir al hospital. Allí le hicieron pruebas y le dieron una noticia, y es que si hubiera entrenado al día siguiente podría haber perdido el control de los músculos y haber caído y muerto allí mismo.

Un Apple Watch salva la vida de un joven.

Por su parte, Paul admite que está muy agradecido a su Apple Watch, ya que posiblemente si no lo hubiera tenido no habría detectado esa anomalía en las pulsaciones. Sin embargo, no hay que olvidarse de que su entrenador y los médicos también fueron de gran ayuda para que hoy esté vivo y pueda contarlo.