Tu iPad con iOS 10, el Nuevo Enlace Remoto de HomeKit

    El concepto de la casa inteligente ha llegado para quedarse, y de una manera o de otra, todas las grandes compañías tecnológicas se están subiendo al carro de la domótica. Algo que parecía cosa de ciencia-ficción, y que daba la sensación de que solo se quedaría en las casas de los más pudientes, se ha ido convirtiendo en una opción asequible, y con la que podremos, de manera sencilla, dotar a nuestras casas de un mayor nivel de seguridad y confort.

    Hoy, buscaremos aprovechar el hardware del que ya disponemos, como es el iPad, para que sea más cómodo el controlar este entorno inteligente, en el que se ha convertido nuestro hogar.

    La evolución de HomeKit con iOS 10

    En el caso de Apple, no fue hasta el 2014, en la clásica WWDC anual, cuando anunciaron su API HomeKit, que permitiría una mayor integración de los dispositivos del hogar con su ecosistema. Han pasado ya dos años, y parece que desde Cupertino han comenzado a darle al “proyecto” la importancia que necesitaba.

    Con iOS 10, podemos acceder a una versión mucho más refinada de HomeKit, que por fin cuenta con su propia app, Home, entre otras nuevas funciones. En este caso me dispondré a hablaros sobre una función en concreto, el acceso remoto a tu “Casa”, porque con la nueva versión del sistema operativo móvil, ya no es necesario el tener un Apple TV para poder controlar tu hogar desde donde te apetezca.

    Convertir tu iPad en “Central de accesorios”

    Ajustes de HomeKit en el iPad Ahora, basta con tener un iPad con la versión de software más reciente, para poder disfrutar de esta característica tan interesante. Simplemente dirígete a Ajustes > Casa y allí, selecciona la opción “Usar este iPad como central de accesorios”.

    Ten en cuenta que, si activas esta opción, debes mantener el iPad en la casa, y siempre encendido con el fin de que esté conectado en todo momento con los dispositivos y funcione correctamente. Es importante recalcar que el Llavero de iCloud debe estar activado para poder acceder a la función.

    Así que ya sabéis como aprovechar la nueva versión, con un truco que, aunque se le había dado poco bombo, puede resultar verdaderamente útil a aquellos que no quieran comprar un Apple TV por cualquier motivo.