iOS 10.1 Esconde una Horrible Sorpresa…

    Hace apenas una semana Apple lanzó iOS 10.1 para iPhone, iPad y iPod Touch. La última versión del sistema operativo mobile de Apple ofrece algunas funciones muy interesantes como el Modo Retrato para el iPhone 7 Plus y su cámara dual, pero también esconde una sorpresa no tan agradable…

    Recientemente lanzábamos una pregunta muy polémica a nuestros lectores: ¿Deberías actualizar tu iPhone/iPad a iOS 10.1?. Y es que, si no tienes un iPhone 7 Plus, no hay muchos motivos por los cuales actualizar a iOS 10.1 a parte de las tradicionales correcciones de bugs y mejoras de estabilidad.

    iPhone 7 2

    A esto le podemos añadir los problemas con la incompatibilidad de las aplicaciones de terceros (como WhatsApp, que está dando muchos quebraderos de cabeza) y una nueva sorpresa de la que estás a punto de enterarte…

    ¿Qué desagradable sorpresa esconde iOS 10.1?

    Resulta que iOS 10.1 está borrando los datos de Salud en el iPhone. Sí, sí, como lo lees. Son muchos los usuarios que han reportado este problema a través de las redes sociales y de los foros de Apple.

    Salud

    Algunos usuarios aseguran que han pasado horas hablando por teléfono con el servicio técnico de Apple (que habitualmente es excelente, no nos cansaremos de repetirlo) sin llegar a lograr solventar el problema.

    ¡Cuidado con instalar iOS 10.1!

    Tras la instalación de iOS 10.1 en el iPhone los datos de la aplicación Salud (actividad, sueño, nutrición…) se pierden, ni siquiera el reinicio forzado o la restauración de fábrica solucionan esta «extraordinaria» sorpresa que iOS 10.1 escondía.

    Probablemente Apple se apresure a lanzar una nueva versión (iOS 10.1.1) para solucionar este bug. Esperemos que los datos de Salud de los usuarios de iOS 10.1 no se hayan perdido para siempre, puesto que la salud de muchos de ellos podría estar en juego.

    ¿Has tenido problemas con la app Salud tras la instalación de iOS 10.1? Ayúdanos a ayudar al resto de lectores compartiendo tu experiencia.

    Fuente | Forbes