Por Qué Explota la Batería de tu iPhone

    Desvelamos el misterio de las explosiones de los iPhone

    Hoy en día no hay fabricante de smartphone que se precie que no tenga una historia de modelos explosivos en su haber. En muchos casos, es complicado distinguir qué historias son ciertas y cuáles constituyen morbosos rumores intencionados. En todo caso una cosa está clara: las baterías explotan y Samsung es el líder destacado del sector pirotécnico con su Galaxy Note 7, si bien Apple también cuenta con algún episodio explosivo.

    Lo curioso de todo esto es que las nuevas baterías de Samsung son una versión que venía a sustituir a la anterior, retirada por entrañar riesgo de incendio. Pero la historia se dispara y ya no son sólo teléfonos: aeropatines, lavadoras, coches eléctricos… ¿qué está pasando? ¿Es el momento de pedir ayuda a Iker Jiménez?

    iphone 7 explota china samsung galaxy note 7

    Te puede interesar | iPhone 7 Incendia un Coche

    ¿Qué provoca la explosión de las baterías?

    La respuesta es clara: el Litio. El Litio es un elemento menos tóxico que sus antecesores el plomo o el cadmio y que permite la recarga miles de veces. Además, el Litio posibilita un diseño compacto integrado por capas que evita sobrecargas y descargas. ¿Recuerdas lo de desconectar el enchufe del cargador una vez completada la carga? Nada más lejos de la realidad, con el Litio eso ya no es un problema.

    Con el paso del tiempo, las baterías de litio han sido perfeccionadas incrementando su densidad energética, es decir, permiten un mayor almacenamiento energético en menos espacio. Sin embargo, mayor energía implica más calor transferido al dispositivo, cuyos componentes se expanden con un terrorífico resultado: la explosión.

    Desconectar la batería del iPhone

    Te puede interesar | Un iPhone 6 Plus Explota en Hong Kong Mientras Cargaba

    Obviamente, se trata de un craso error de diseño y fabricación que debe ser subsanado cuanto antes para evitar disgustos contra la salud pública y publicidad nefasta.

    Este problema no es nuevo, pero ha sido ahora con el auge de los gadgets electrónicos y las ciudades inteligentes cuando cada vez se produce con mayor frecuencia.

    Hacia las baterías del futuro

    El futuro de las baterías a medio plazo continúa buscando un compromiso entre almacenamiento energético al volumen más reducido posible, eso sí, prestando máxima atención a la seguridad aplicando las pruebas necesarias para asegurar que los nuevos smartphones no explosionen al ser expuestos a cierta fricción y calor propias de la rutina diaria.

    Aunque los usuarios de iPhone podemos decir que en general estamos bastante satisfechos con el tamaño de la batería, no lo estamos tanto en cuanto a su autonomía. A diferencia de la de otras líneas de Apple como el Mac en la que cualquier ordenador de la gama soporta horas de uso intensivo sin recarga — con una diferencia abismal respecto a la competencia — en el caso de los iPhone no es así. Raro es el día que aguante una jornada diaria de uso continuado. Queremos más longevidad, si bien no a un coste que implique riesgos para nuestra salud.

    Tampoco podemos olvidar las baterías son elementos altamente contaminantes, con un reciclaje complejo y caro. A largo plazo, la idea deseable es la de intentar acumular energía sin emplear baterías, al menos el tipo de batería que existe actualmente. Por tanto, se vislumbran dos alternativas: o investigar en producir un nuevo concepto de batería más seguro y potente con otros componentes, o diseñar algún tipo de sistema o tecnología que permita cargarla muchísimo más rápido.