Por qué fabricar el iPhone en Estados Unidos es una tontería

Por qué fabricar el iPhone en Estados Unidos es una tontería

¿Es una utopía o realmente es posible fabricar los iPhone en USA?

Compartir

Tras la victoria de Donald Trump en las pasadas elecciones estadounidenses, mucho se ha hablado sobre la posibilidad de trasladar la fabricación de los productos de Apple a tierras americanas. Y es que Trump planea unos aranceles de hasta el 45% para frenar la importación de mercancías. Más allá de los costes tributarios, la pregunta es ¿merece la pena fabricar el iPhone en Estados Unidos o es un despropósito?

Y es que la forma de Trump de Make America Great Again –esto es, de impulsar la economía de base para volver a ser una potencia mundial en manufacturas, como lo era a principios y mitades del siglo XX — no es otra que obligar mediante impuestos a las multinacionales nacidas en Estados Unidos a migrar sus fábricas a suelo americano, cueste lo que cueste. La realidad es que esta migración es una quimera, y los chicos del MIT se han encargado de demostrarlo.

iphone 7 (7)

Te puede interesar | Las Ventas del iPhone caerán si Donald Trump sigue con su Guerra particular contra China

Según el Instituto Tecnológico de Massachussets — la mejor universidad del planeta para estudiar una ingeniería — la manufactura de un iPhone en Estados Unidos costaría al menos 100 dólares más que hacerlo en Asia, aún a pesar de los aranceles previstos durante el gobierno de Trump. Desde un punto de vista únicamente logístico es inviable. Pero el problema va más allá: es que aunque pudiera, el efecto en el mercado laboral americano sería mínimo.

Porque Apple no fabrica en China únicamente por los costes más bajos, sino también porque China en sí constituye un clúster tecnológico donde los proveedores están concentrados, con abundancia de trabajadores especializados y un tejido industrial que soporta más innovaciones tecnológicas. La industria estadounidense a día de hoy carece del know-how chino propio del sector y su flexibilidad es menor.

Desconectar los conectores de la pantalla del iPhone

Te puede interesar | La próxima década podría ser el principio del fin para iPhone

A China le ha costado décadas desarrollar este ecosistema, algo imposible de realizar en Estados Unidos en una legislatura. Para empezar, sería necesario una inyección económica brutal y una formación a gran escala de los trabajadores. Por poner un ejemplo, Apple fue capaz de contratar en un par de días a 100.000 trabajadores en 2014 para aumentar la fabricación del iPhone 6s, una movilización que no ha sucedido en Estados Unidos desde la segunda guerra mundial.

Finalmente, es descabellado realizar todo ese esfuerzo con la tendencia actual creciente del sector a sustituir los puestos de trabajo de operario por robots, dejando la mano humana para tareas más específicas a las que las máquinas no pueden llegar.