Que no se te escape ningún premio con TuLotero esta Navidad

Que no se te escape ningún premio con TuLotero esta Navidad

Cobra el premio sentado en el sofá de tu casa con TuLotero

Compartir

Finaliza el año, y con él se acercan fechas importantes para todos. Una de ellas es la del sorteo de Navidad del 22 de diciembre, donde millones de españoles probamos suerte con nuestros números favoritos cada año. Hay muchas aplicaciones para seguir los números ganadores de cientos de sorteos, pero solo una es capaz de gestionar tus boletos en un mismo lugar. Es el momento de descargar TuLotero y comenzar a jugar desde casa.

Y es que TuLotero, si ya era una aplicación harto completa para este tipo de tareas, ahora con su nueva actualización nos permite compartir nuestros números con los contactos que elijamos. Esto es muy útil cuando tienes varios décimos de lotería de Navidad comprados a medias o en grupo con diversos amigos y compañeros de trabajo.

Tu premio directo a tu banco con TuLotero

TuLotero en iPad

¿Y si hemos sido agraciados por algunos de los décimos? Sencillo, TuLotero te ingresará el dinero directamente en la cuenta bancaria –con la retención de Hacienda aplicada– que hayas ingresado al registrarte por primera vez en la aplicación.

Como cualquier otra aplicación en la que se manejen nuestros datos personales e intransferibles como el número de nuestra cuenta, TuLotero quiere que asegurar a sus clientes total confidencialidad. Nuestros datos estarán a salvo en todo momento, pues cada día son más las personas que se aventuran a comprar productos a través de la red o del teléfono móvil, y ahora a participar en sorteos. Por ello, TuLotero ofrece un nivel de seguridad y comodidad a sus usuarios.

No esperes más y gana dinero con TuLotero

En breve tendremos el sorteo a la vuelta de la esquina, no esperes más, descargar TuLotero, y consigue números de administraciones que no están en tu localidad actual. Podrás hacerte con un número de administraciones de Barcelona, Valencia, Madrid u otras regiones del país sin moverse siquiera del sofá de casa y cobrar su precio automáticamente y sin tener que reclamarlo en ningún lugar físico.