Siri, ¿preparada para afrontar el nuevo año que se presenta?

    Control por voz

    Esta década va a marcar un hito en la evolución de la inteligencia artificial en el ámbito doméstico. Ya no es solo cuestión de tener asistentes digitales en nuestros Smartphone, capaces de decirnos el tiempo con un pequeño comando. Ahora, nuestros dispositivos buscarán ofrecernos lo que necesitamos, antes de que lo necesitemos, en cualquier aspecto de la vida, como puede ser, el de la salud, que ciertamente necesita de mejoras en el caso de Siri.

    Debemos mantener en nuestra cabeza la palabra «proactividad», y es que este aspecto, es fundamental en el desarrollo de las inteligencias artificiales para los hogares, para los consumidores. Estos últimos años, Apple ha trasladado pequeñas funcionalidades centradas en la proactividad, como Handoff, sin embargo, a partir de ahora irá mucho más allá.

    Proactiva, lista para el futuro en el presente

    Siri en iOS

    Actualmente, Siri se limita a considerar el contexto de nuestras peticiones de manera muy lógica, centrándose en buscar determinadas palabras clave que la ayuden a funcionar de manera más eficiente. Sin embargo, esto no es suficiente, y Apple ya se está preparando para convertir a Siri, en nuestra secretaria digital definitiva.

    En este caso, encontramos en la competencia el ejemplo a seguir con Google Now. Fuera de los asuntos relacionados con la privacidad del usuario, Google Now es capaz de analizar toda la información que está en manos de Google con el fin de ofrecer respuestas a peticiones que aún no has realizado, pero que es probable que vayas a hacer. Ahí es adonde debe llegar Siri.

    Conversacional, siempre preparada para atender tus solicitudes

    El otro gran punto a tener en cuenta para el triunfo de la «Neo Siri», es que las personas no quieren tener que recordar los comandos necesarios para controlar su vida. Quieren poder mantener una conversación con la IA, y explicarle detalladamente cómo quieren que se lleve a cabo una tarea en concreto.

    Necesitamos de un sistema que, por decirlo de alguna manera, sea compresivo y expresivo. Comprensivo a la hora de entender que no siempre debe seguir el mismo procedimiento para realizar la misma tarea, al existir variables que pueden alterar el resultado de la operación. Expresivo, en el sentido de que debe manifestar los problemas que detecta en nuestros procedimientos, para ayudarnos a ser más eficaces, y también, en el sentido de que debe ser capaz de establecer una cierta conexión con nosotros, para eliminar la dificultad que supone el hablar con una máquina.

    Esto, es lo que le pido a Siri para el futuro, y vosotros, ¿Qué pediríais para vuestra IA perfecta?