Apple podría obedecer a Trump y establecer una planta en USA

Apple podría obedecer a Trump y establecer una planta en USA

¿Estará haciendo Trump América grande otra vez?

Parece ser que las palabras de Trump hace unos meses instando a Apple a dejar de ser diseñado en California pero fabricado en China han causado efecto. Según el analista Terry Gou, Apple estaría valorando seriamente invertir en una fábrica de producción en suelo norteamericano, la cual proporcionaría de 30.000 a 50.000 trabajadores.

Aunque la fabricación de componentes electrónicos — y la industria de base en general — es tradicionalmente más cara si se fabrica en el primer mundo, debido fundamentalmente al valor de la moneda, unos mayores costes operacionales y de producción — y cómo no, que los trabajadores tienen salarios mayores y una normativa de derechos que la empresa debe garantizar — , Gou cree que la creciente demanda de pantallas más grandes está haciendo que la fabricación de piezas electrónicas en Estados Unidos comienza a ser una mejor opción que la importación desde China.

Acusan a Qualcomm de obligar a Apple a comprar sus chips.

Según Gou:

En el futuro, los compradores podrían pagar hasta 500 dólares más por los productos fabricados en América, pero no necesariamente funcionarán mejor que un teléfono de 300 dólares.

Duras declaraciones, porque la fama de los productos chinos no es precisamente de calidad.

Pero Apple no se embarcaría en esta empresa sola, ya que su aliado en la fabricación Foxconn probablemente también seguiría a su mayor cliente en esta aventura implantando una manufactura en Norte America, probablemente Pennsylvania. Incluso se dice que ya se han entablado conversaciones con el gobierno estatal.

Desconectar la batería del iPhone

De concretarse, la decisión de aumentar el peso de manufactura estadounidense en los productos Apple vino ni más ni menos que del hombre más poderoso del planeta, el nuevo presidente Donald Trump. Trump prometió durante su campaña electoral que aumentaría el empleo y no le ha temblado la mano a la hora de presionar a las principales empresas americanas que han globalizado su producción. Incluso la tecnológica Smart Technologies, que actualmente trabaja en Canadá, podría ser relocalizada en Estados Unidos.

Obviamente los CEOs de las empresas se mueven principalmente por costes y si deciden seguir las palabras de Trump será porque el presidente de Estados Unidos les ofrece concesiones de tierra, fuentes energéticas y una serie de circunstancias que inclinen la balanza. La nueva política proteccionista americana promete además un generoso recorte de impuestos para hacerlo más propicio.

Si Trump consigue relocalizar Apple a Estados Unidos, será un espaldarazo definitivo a su Make America great again.

Via | Macrumors