Y esto es lo que iPhone 8 no debe copiar del Samsung...

Y esto es lo que iPhone 8 no debe copiar del Samsung Galaxy S8

Definitivamente, no es oro todo lo que reluce

Compartir

Esta semana conocimos el lanzamiento del **Samsung Galaxy S8 **y S8+, el que es probablemente el terminal más espectacular de Samsung y uno de los smartphones más innovadores y potentes del mercado: display sin bordes, reconocimiento facial y escaneo de iris, carga inalámbrica, un dock para poder emplearlo como ordenador… Una serie de características que sin lugar a dudas el iPhone 8 debería adoptar inexorablemente.

Una maravilla, ¿verdad? Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y ya se empiezan a conocer detalles que están enfureciendo a los usuarios que acaban de gastarse más de 800 euros en su Samsung Galaxy S8.

La vulnerabilidad del reconocimiento facial

iPhone 8 vs Samsung Galaxy S8

El reconocimiento facial constituye una innovación útil y rápida para desbloquear el terminal, además cada rostro tiene una combinación de rasgos casi única — a no ser que tengas gemelos —, implementando una capa adicional de seguridad que prometía sustituir al Touch ID a medio plazo. Sobre el papel.

Porque en cuestión de un par de días ya se ha demostrado su vulnerabilidad en los terminales Samsung. En realidad ha sido bastante sencillo: con una simple fotografía y un poco de paciencia, estos chicos han conseguido desbloquear el flamante Samsung Galaxy S8 con su cara bonita. Y menos mal que no puede usarse en Samsung Pay.

Desde luego, esto es algo que el iPhone 8 debe tomar nota y no permitir bajo ningún concepto.

El Samsung Galaxy S8 es el smartphone más potente del mercado, pero no el tuyo

Según los rumores de los que se ha hecho eco GizmoChina, la versión que Samsung lanzará en China tendrá mejores especificaciones que el modelo estándar. Y es que mientras en el resto del planeta el Samsung Galaxy S8 tiene 64 GB de almacenamiento y 4GB de RAM, los vendidos en el país asiático incluirán 128GB de almacenamiento y 6GB de RAM.

Aunque es verdad que los Samsung tienen ranura SD para aumentar su capacidad de almacenamiento, la realidad es que por defecto los chinos disfrutarán del doble y por supuesto, también mejorarán su experiencia de usuario al disfrutar de un 50% más de RAM.

Samsung Galaxy S8

Pero tranquilo porque podría ser peor: podrías haber comprado la versión norteamericana. Y es que Samsung también ha hecho otra diferenciación geográfica en cuanto a procesadores: mientras que el modelo global cuenta con un procesador Exynos 8895 a 2,35GHz + 1,9GHz, los americanos “disfrutarán” de un procesador inferior, el Snapdragon 835 a 2,3GHz + 1,7GHz.

¿Cómo de inferior? Para que te hagas una idea, según el popular benchmark de AnTuTu, si el iPhone 7 tiene una puntuación de 185.000, la versión americana obtendría una valoración de entre 162.000-165.000 por los 205.000 puntos del Samsung Galaxy S8.

Otra estrategia que esperamos que Apple no repita: y es que si desembolsamos una cantidad cercana a los 1000 euros esperamos que al menos disfrutemos del modelo premium independientemente de donde vivamos.