¿Demandará Apple a OnePlus por plagio?

¿Demandará Apple a OnePlus por plagio?

¿Se atreverá Apple a demandar?

Compartir

OnePlus

Hace apenas dos días que OnePlus presentó su OnePlus 5, uno de los terminales más esperados de 2017 tras el buen sabor de boca que dejaron sus OnePlus 3 y OnePlus 3T. Aunque en los mentideros tecnológicos ya había saltado la liebre sobre la “leve” semejanza entre éste y el iPhone 7 Plusde Apple, no fue hasta el martes que todas las sospechas se confirmaron. Ya no es una especulación: de todos los diseños posibles, el OnePlus 5 se parece demasiado al flagship de Apple.

Y no, no es algo casual ni es egocentrismo de los fanboys de Apple: mira la disposición de su cámara dual, el flash, el micrófono, las bandas de antena, el contorno y formas… incluso puedes fijarte en la ubicación de su logo. Es más que evidente que los chinos se han inspirado en el iPhone 7 Plus y lo han hecho con todo el descaro del mundo, pero ¿habrá represalias legales?

Tras la presentación, estaba claro que OnePlus iba en serio y muchos de nosotros nos preguntamos si obviamente Apple tomaría cartas en el asunto, porque claro está, meterse en juicios no es algo rápido, barato o sencillo, ya seas una persona particular o una poderosa y multimillonaria empresa con un equipo de abogados trabajando para ti.

Apple y Samsung, una historia de amor y odio

OnePlus

No es la primera vez que Apple decide entrar en los juzgados, bien sea tras haber sido demandado o motu propio y a decir verdad, no siempre ha salido bien parado. El tema de las patentes y la publicidad engañosa han sido los principales motivos en su larga lista de visitas a la corte. Pero si hay un sospechoso habitual con el que Apple se ha tenido que batir el cobre, ése es Samsung, el mayor rival de Apple hasta la fecha en la carrera por dominar el mercado del smartphone y a la vez, fabricante de algunos de sus componentes, hecho que le ha reportado pingües beneficios a los asiáticos.

Así es como empezó todo

Y es que ser segundo no es plato de buen gusto para nadie. Todo empezó allá por el 2011, cuando Apple denunció el parecido del Samsung Galaxy S con los modelos iPhone 3G y 3GS. Pero además la hacía extensiva a la línea de tablets Samsung Galaxy Tab por su supuesto parecido con el Apple iPad.

En lugar de innovar y desarrollar su propia tecnología y un estilo distintivo de Samsung para sus productos en el campo de los smartphones y tablets, Samsung eligió copiar en los productos denunciados la tecnología de Apple, su interfaz de usuario y su estilo innovador.

Varapalo para Samsung que tuvo la obligación de enseñar sus prototipos a Apple, pues así lo había ordenado días antes el Tribunal Federal de San José, California. Los coreanos intentaron devolver el golpe solicitando ver los futuros iPhone, que en ese momento en teoría iban a ser los futuro iPhone 4S/iPhone 5 e iPad 3, pero no obtuvieron los resultados esperados y mientras tanto, Apple seguía demandando las similitudes y logrando el bloqueo de la Samsung Galaxy Tab 10.1

OnePlus

No pintaba bien la cosa para Samsung, que fue viendo cómo Apple se tomaba la molestia de ir enviando solicitudes a numerosos organismos de varios países para conseguir el bloqueo de los dispositivos Samsung por infracción de patentes que tuvo como resultado el bloqueo parcial en Australia y peor aun, en toda Europa a excepción de los Países Bajos. Es decir, Samsung no podía ni vender ni publicitar su Samsung Galaxy Tab 10.1.

 Samsung contraataca

Pero si Apple fue constante en sus demandas, también lo ha sido Samsung intentando revertirlas. Gracias a esto y a un fallo de forma — el tribunal que vetó la Samsung Galaxy Tab 10.1 era regional, por lo que no tenía potestad real para hacerlo –, Samsung pudo vender su tablet en todo el continente europeo a excepción de Alemania. A la desesperada, Samsung lanzó su Samsung Galaxy Tab 10.1N, que con pequeñas modificaciones de diseño intentaba burlar la sentencia en el país germano.

Entonces Samsung cambia de estrategia y con todas las sentencias aun abiertas decide emprender su guerra particular denunciando a Apple por supuestas infracciones en la tecnología inalámbrica de Apple en sus dispositivos iOS. ¿Su objetivo? Intentar vetar el iPhone 3GS, iPhone 4, iPhone 4S, iPad e iPad 2, en países como Francia, Italia, Países Bajos e incluso España. El resultado no puede ser más nefasto y Samsung ve cómo sus aspiraciones se van al traste cuando los jueces no las consideran.

OnePlus

Golpe final a Samsung

Samsung recibe otro golpe casi mortal en 2012 cuando Apple sigue demandando por tema de patentes los terminales Samsung Galaxy S II, Samsung Galaxy S III, Samsung Galaxy Note II, Samsung Galaxy Nexus, y una tablet más, la Samsung Galaxy Tab 7.7 consiguiendo vetos parciales en Europa y Estados Unidos.

Si las cosas de palacio van despacio, las del palacio de justicia aun más. Ese año el tribunal dicta sentencia: aunque Apple pedía más de 2.500 millones de dólares como compensación, Samsung se ve condenada a abonar “solo” 1.000 millones. Desde ese momento, el objetivo de Samsung no ha sido otro que apelar hasta ir reduciendo esa multa económica, que ha ido decayendo hasta poco más de 500 millones y siempre con la premisa de que Samsung busca el vacío legal para intentar reducirla aun más.

OnePlus

 Apple no tiene piedad

Apple parece haberle cogido el gusto a ponerle los puntos sobre las íes a Samsung y tras el acuerdo, demandó que esa cantidad le parecía insuficiente y posteriormente ha denunciado que ese dinero aun no ha sido abonado completamente y la batalla promete ser tan larga que ríete tú de la guerra de los cien años.

Pero Apple aun no ha dicho la última palabra. Este 2017 Apple ha vuelto a mostrar su disconformidad respecto a los últimos diseños de Samsung poniendo encima de la mesa si Samsung debe pagar a Apple por daños y perjuicios por infringir varias patentes en base a las ventas totales de los dispositivos vendidos o en base de las partes individuales de estos dispositivos, por lo que el caso sigue abierto y promete dar que hablar.

¿Y qué pasa con OnePlus?

OnePlus

Después de todo esto, no sé si a alguien le han quedado ganas de seguir copiando a Apple, bien sea descaradamente o inspirándose en sus patentes, nuevas tecnologías, interfaz, etc., desde luego algo debe quedar claro: Apple se siente cómodo ante la ley, tiene paciencia y constancia defendiendo lo que considera suyo y no se cansa.

Así que no os quepa duda: si la demanda tiene base — y todo parece apuntar que sí –, Apple irá a juicio y a OnePlus puede costarle muy caro.

Via | Andro4All