El fundador de Apple opina que el iPhone debería copiar a Android

El fundador de Apple opina que el iPhone debería copiar a Android

¿Te lo imaginas?

Compartir

iPhone corriendo Android

Allá por 1976, Steve Jobs y Steve Wozniak decidieron juntarse para crear lo que hoy conocemos como Apple. Todo empezó con su desarrollo de Apple II, el primer ordenador personal y a color del mundo. Como todos los inicios, el suyo no fue fácil. Quién les iba a decir que Apple iba a acabar siendo lo que es ahora.

Jobs nos dejó hace unos años, pero Wozniak se ha convertido en una voz autorizada en el mundo tecnológico, si bien es capaz de vender hasta colchones en su tiempo libre. Aunque Jobs era la parte encargada de los negocios, parece ser que Wozniak era la cabeza pensante en cuanto a tecnología, o eso asegura el único Steve viviente de los que iniciaron esa exitosa aventura.

Y es que en la cabeza de Wozniak ya estaba la idea del Apple II, lo “complicado” era conseguir financiación, algo que Steve Jobs logró tras mucho esfuerzo y pura capacidad de persuasión para producir sus 1.000 primeros ordenadores. Pero en el 85, Wozniak dejó Apple. Desde entonces, se ha dedicado a muchas labores, entre ellas las charlas motivacionales en las que habla de la importancia de ser fiel a unos valores y buscar la felicidad por encima de todo.

Apple

Observando las fechas sabemos que Wozniak no formó parte de la concepción del iPhone, ya que justo este año se cumple una década de su nacimiento. Y es que, si fuera por él, el iPhone habría sido muy distinto de como lo ideo Steve Jobs y los suyos. De hecho, el iPhone sería más parecido a Android.

Según Wozniak, el entorno iOS sería mucho mejor si fuera más abierto:

Lo que añadiría es una estructura más abierta donde algunos productos de Apple sean más abiertos al mundo. Abriría aplicaciones como Facetime o iMessage para hacerlas más accesibles a programadores como una fuente donde puedan añadir o quitar funciones.

Vamos, básicamente lo que se hace con el Jailbreak pero de forma oficial. Sin duda alguna, con un sistema más abierto florecerían más alternativas, eso sí, a costa de que factores tan importantes como la seguridad y privacidad se vieran afectados, el auténtico mal endémico del vulnerable Android. Suponemos que la solución pasaría por un híbrido… algo que nunca sabremos.

Via | El País