Desmontando mitos: No se te ocurra cerrar las apps de tu iPhone

    ¡Llevamos haciéndolo mal toda la vida!

    cerrar apps iPhone

    Apple acaba de tirar abajo un mito que los usuarios y profesionales de Apple llevamos haciendo durante muchos años: cerrar las apps que no usamos y permanecen en segundo plano. Y es que, según nuestro sentido común, una app que no ha sido cerrada consume memoria, batería y datos, con lo cual la decisión más sensata y lógica es pulsar el botón Home y proceder a deslizarla hacia arriba para cerrarla. Craso error.

    Según Andrew Griffin:

    Millones de personas están perdiendo su tiempo, su batería y la energía de sus dedos cada día en algo tan innecesario e inútil como cerrar las apps que tienen abiertas en su iPhone o iPad. No hay en absoluto necesidad de hacerlo. Aunque se trate de una práctica común, incluso John Gruber de Apple escribió un post sobre el tema.

    cerrar apps iPhone

    Entonces, ¿por qué no necesitamos cerrar las apps que trabajan en segundo plano? ¿seguro que es más eficiente dejarlas abiertas? Tengamos en cuenta que a lo largo del día usamos muchas, ¿Cómo se comportará nuestro terminal con decenas de aplicaciones operando? El secreto de todo es una vez más, el estupendo entorno iOS, que es todavía mejor de lo que pensamos.

    La práctica de deslizar para cerrar apps se basa en un error de concepto de iOS por parte de los usuarios. No solo no es necesario sino que no es productivo. No solo no ahora batería o memoria sino al revés. Y es que iOS está diseñado para que las apps en segundo plano se congelen, limitando a 0 la cantidad de RAM y batería que consumen. De hecho, el gasto es mayor si cerramos la app y al rato la volvemos a abrir.

    cerrar apps iPhone

    Por tanto, si queremos que la vida de la batería de nuestro terminal sea más larga y además optimizar al máximo los recursos disponibles de nuestro iPhone o iPad, lo mejor es dejarlas en segundo plano. Ahorraremos memoria, batería y sobretodo, mucho tiempo.

    Según asegura Grubes, llevamos haciéndolo mal toda la vida y para comprobarlo no hay más que analizar los benchmarks para comprobarlo. De hecho, cuando se demostró que el iPhone 7 era más veloz que el Samsung Galaxy S8 para tareas individuales, era precisamente bajo esa premisa: que ninguno de los dos dispositivos cerrase y abriese las apps, sino operar con ellas abiertas e ir cambiando de una a otra. Es entonces cuando iOS sale victorioso. Y esto deja al descubierto otra ventaja más de iOS sobre Android.

    Así pues, tomamos nota. Es momento de cambiar nuestros hábitos y aprovechar la maravilla que tenemos entre las manos.

    Vía | MacDaily News