Quemaduras químicas: el peligro de las fundas Made in China

Quemaduras químicas: el peligro de las fundas Made in China

La funda que protege tu iPhone pero es letal para tu piel

Compartir

Seguro que alguna vez has oído la odiosa frase esa de “para estar guapa hay que sufrir”, pues bien: nada más lejos de la realidad. Desgraciadamente, algunos usuarios de iPhone han descubierto esto de la peor manera posible. Según la oficina del consumidor de Estados Unidos, numerosas personas han puesto quejas a causa de ciertas fundas de iPhone brillantes fabricadas en China porque al parecer producen quemaduras químicas.

Pero ojo, tranquilidad, porque no sucede con todas. En realidad se refiere a unas compradas en China fabricadas de plástico con doble recubrimiento que tienen una capa adicional en cuyo interior hay un líquido brillante similar a la brillantina, que al parecer han causado furor entre los más fashionistas, ya que se vendían en tiendas de moda como Victoria’s Secret.

La verdad es que su diseño era bastante atractivo y venían en varios formatos, más discretos o mucho más llamativos. Estas fundas se han vendido en tiendas situadas en Estados Unidos, Canada, and Mexico y varias páginas web de la talla de Amazon. Además, eran compatibles con los modelos iPhone 6, iPhone 6s y iPhone 7.

MixBin, la empresa fabricante, ha tenido que dar explicaciones, ha empezado a retirarlas y para intentar paliar lo que se les viene encima, también ofrecen devoluciones:

Las fundas están siendo retiradas a causa del riesgo de irritación de piel, ampollas o quemaduras si el líquido que hay en su interior sale al exterior debido a una grieta o ruptura de la funda.

Más de 20 personas han reportado ya daños en su piel, irritaciones o incluso quemaduras fruto del contacto con ese peligroso líquido que las hace tan atractivas. Una denuncia en particular detalla quemaduras en la parte superior del cuerpo: cara, manos, cuello y piernas.

Si has comprado alguna de estas fundas, puedes ir a la web y dar tus datos para proceder a su devolución.

Via | BGR