Apple está destruyendo el planeta… y lo sabe

Apple está destruyendo el planeta… y lo sabe

Por qué Apple y otras compañías tecnológicas están luchando para hacer los dispositivos difíciles de reparar.

Compartir

Está claro que Apple es una compañía de éxito que no para de innovar y por tanto de vender productos. Una de las razones por las que la marca puede vender tantos dispositivos nuevos es que seguimos desechando a un lado los viejos, ya sea porque la vida de la batería ha empeorado o hay un nuevo modelo más avanzado acaba de salir, el famoso hype.

El iPhone se ha convertido en un emblema de esta mentalidad y lo que los grupos ambientales lo consideran un despilfarro. La empresa dificulta la reparación de sus productos mediante el uso de tornillos patentados, y otras técnicas de fabricación y diseño que hacen que tan sólo Apple o expertos en reparación pueden arreglarlos. La compañía también hace que sea notoriamente difícil reemplazar sus baterías, pegándolas a otros componentes y enterrándolas debajo de capas de partes complejas y sensibles. En su lugar, Apple incentiva a los consumidores a descartar modelos que sólo tienen entre 18 y 24 meses para sustituirlos por otros.

Apple está trabajando continuamente para mejorar los esfuerzos de sostenibilidad, pero la compañía sigue comprometida a mantener un control estricto sobre cómo sus productos son fabricados y reparados. “El diseño altamente integrado nos permite fabricar productos que no sólo son hermosos, delgados y potentes, sino también longevos, por lo que pueden durar muchos años”, dijo la compañía.

Te puede interesar: El lado oscuro de la manzana: todo lo que Apple te está ocultando.

“Cuando las reparaciones son necesarias, los proveedores autorizados pueden garantizar la calidad y seguridad de las reparaciones para los clientes. Y cuando los productos llegan al final de la vida, Apple asume la responsabilidad de reciclarlos de manera segura y responsable”. La compañía añade que continúa invirtiendo en esfuerzos de reciclaje respetuosos con el medio ambiente.

De todas formas es cierto que los consumidores de Apple, al tener unos dispositivos que no son fácilmente reparables por el mismo usuario, hablamos por ejemplo de poder cambiar una batería, se sienten “anclados” a la marca de una forma u otra. Quizás sean muchos los factores que deben de cambiar para hacer del consumo de tecnología algo más sostenible. De no ser así, nos quedamos sin recursos y dejamos un paupérrimo legado a generaciones futuras.

Fuente: theverge.com