El Apple Watch es el sucesor del iPod

El Apple Watch es el sucesor del iPod

Compartir

No cabe duda, Apple ha dicho adiós al iPod, con él a uno de los dispositivos más famosos de la compañía de la manzana mordida. En aquellos años, todos dábamos algo por tener un iPod, cuando no estaba tan popularizado el tener un iPhone o smartphone en general.

Es cierto, que siguiendo la línea que marca el uso y software de los smartphones no tiene mucho sentido mantener una línea del iPhone sin llamadas sólo porque salga unos euros más baratos. No les sale rentable.

¿Quieres un iPod? Usa tu Apple Watch

El iPod nano de sexta generación se parecía mucho a lo que ahora conocemos como reloj inteligente. Fue una revolución tener un iPod tan pequeño y fino, tan útil y bonito -aunque sólo pudieses llevarlo enganchado- esa pinza dio lugar a numerosos intentos de usarlo como reloj. Empezando la ira colectiva por la creación de un smartwatch, de esto hace unos siete años.

Los parecidos son odiosos

Si has tenido un iPod, sabrás que tiene que estar sincronizado a un ordenador igual que el Apple Watch a un iPhone y que los tiempos de espera para sincronizar son increíblemente lentos… Frustrante a partes iguales.

Pero el Apple Watch tiene un punto a su favor: soporta Apple Music, el servicio de música en streaming de los de Cupertino. Los iPod nunca han llegado a incorporar esta aplicación a su software, Apple decidió que así fuese, sólo podrás escuchar música que tengas en tu ordenador. Esto no es todo, el Apple Watch también soporta Wi-Fi lo que hace que puedas escuchar tu música favorita sincronizándola desde Apple Music.

Interfaz

Aunque pudiese parecer que los iPod nano tenían el aspecto y posibilidades de ser un reloj, su interfaz (y software en general) dejaba mucho que desear. Era un sistema muy sencillo, en el que sólo podías realizar un par de gestiones, si lo enfrentamos a la interfaz y software de Apple Watch nos encontramos con una mejora que nos hará caer del asiento. El Apple Watch es intuitivo, fácil de usar y te brinda un montón de posibilidades con su software.

Todo esto se debe a que el Apple Watch no es sólo un dispositivo de reproducción de música, sino que es un reloj capaz de calcular tu actividad, recibir tus notificaciones y responderlas, hacer las veces de reloj, reproducir tu música y hacer varias de estas acciones de forma simultánea. Lo que si podemos decir es que, su aplicación de música hace perfectamente la función del iPod nano.

¿Hará Apple un Apple Watch para música?

Aunque es una pregunta que muchos hemos podido formularnos en nuestra mente, podemos afirmar que por el momento eso es muy improbable. Los únicos usuarios que irían de cabeza a por ese producto son lo que no poseen un iPhone ya, es decir, no son el público objetivo de Apple. Los de Cupertino seguro que han estudiado esta posibilidad o una similar antes de decir adiós al iPod Touch, y han visto claro que conllevaría mucho trabajo para las cifras que se conseguirían.

Sí, podemos verlo como un reclamo para fichar nuevos clientes de Apple, encandilarlos con el reproductor de música de pulsera con una manzana mordida… pero si un usuario se lanza a por el supuesto reloj para música, es porque el precio es más bajo y no puede permitirse un iPhone o similares. Esto ha podido llevar a Apple a decir no al nuevo reloj.

Adiós a los iPod

Como comentan en Macrumors, Apple dejará este verano de producir sus venerados iPod. La guinda del pastel musical para consumidores, el dispositivo que la mayoría de aficionados a la música –no tanto a Apple– han tenido alguna vez. Yo mismo tengo un iPod Touch de 4ª generación, el dispositivo que me abrió las puertas al universo de Apple y la tecnología en general.

Nadie va a negar que los iPod han dado la cara durante años, pero actualmente han perdido el fuelle y han sido remplazados por dispositivos mucho más potentes. Además, ahora todos salimos a la calle con un móvil y los bolsillos son cada vez más pequeños… ¿Para qué vamos a querer cargarnos de dispositivos innecesarios si ya tenemos uno que cumple la función de todos los demás? Su hermano mayor le ha desplazado poco a poco hasta comerse todo su terreno.