6 cosas que no nos gustan nada del iPhone 8

6 cosas que no nos gustan nada del iPhone 8

Compartir

De acuerdo con los rumores, hoy faltarían exactamente 2 semanas para la presentación oficial del iPhone 8, un evento único que tendría lugar en el Steve Jobs Theater del Apple Park que está ultimándose en Cupertino.

Aunque la expectación hacia el próximo flagship de Apple parece haber alcanzado cotas estratosféricas y con razón, la realidad es que algunos de los detalles que vamos conociendo sobre el iPhone edición especial décimo aniversario nos dejan algo decepcionados, si bien siempre tenemos fe en que la presentación destierre todos nuestros miedos.

La carga inalámbrica

Concepto del iPhone 8 con carga inalámbrica

Sí, sobre el papel que puedas cargar tu terminal sin cables es una auténtica maravilla que hace que cambiar de terminal merezca la pena. Pero esperemos que Apple la implemente algo mejor de lo que hemos oído, porque de momento todo apunta a que vendrá aparte y más tarde, pero que además será mucho más lenta de lo que permite la tecnología actual.

Y es que, tiene que ser fantástico cargar tu iPhone sin usar cables, simplemente dejándolo sobre el dock de carga. Es decir, que puedes seguir usándolo, pero si estás frente al dock o te llevas el conjunto encima. Básicamente, lo mismo que sucede con el cargador tradicional.

No habrá conexión jack

Una gran ventaja de la carga inalámbrica es que al no emplear cables, deja libre los puertos, por lo que podrías conectar tus auriculares a la conexión jack y escuchar música sin problema… salvo por un problema, que el iPhone 8 no tendrá toma jack. Aunque bueno, con un adaptador lightning si que podrías hacerlo.

No obstante, con el iPhone 7 Apple dijo adiós a esta conexión y parece un camino de no retorno.

La carcasa de cristal

Una consecuencia directa de la carga inalámbrica inductiva será la carcasa fabricada en cristal, algo que Apple no hacía desde el iPhone 4s y que conferirá al terminal un aspecto diferente, muy elegante.

Sin embargo, qué duda cabe que será más frágil que si fuera de metal ante caídas. Además, es mucho más sencillo que queden huellas y manchas en el cristal que sobre el aluminio al que estamos acostumbrados.

La cámara dual vertical

No nos malinterpretéis, la cámara dual vertical en sí nos encanta, pero los renders y prototipos que hemos visto daban la impresión de que sobresalían bastante respecto a la parte trasera, lo que nos preocupa en el sentido de poder dañar las lentes por fricción al apoyar el iPhone 8 de espaldas.

La extraña forma de la pantalla

Aunque es innegable que el frontal del iPhone 8 será prácticamente todo pantalla como marca la tendencia actual, no hemos podido evitar ver esos cortes en la zona superior para integrar la cámara frontal y el sensor 3D.

Como consecuencia, la pantalla tiene dos esquinas extrañas donde en teoría se colocarán iconos tradicionales de la barra de estado como la hora, el operador o el Wi-Fi. Por un lado, la imagen no es demasiado limpia. Por otro, habrá que ver cómo gestionan esta particularidad los desarrolladores de apps de terceros.

El precio

Qué te vamos a decir que no lleves oyendo en los últimos meses en este sentido. Aunque el Samsung Galaxy Note 8 ha abierto la veda de los smartphones de más de mil euros, el diseño del iPhone 8, sus materiales, la carga inalámbrica, el reconocimiento facial, la realidad aumentada… son muchas novedades y estas tienen un precio que ya sabemos que con mucha probabilidad será de 4 cifras.

Así que sí, el iPhone 8 será una maravilla pero nos costará un riñón. ¿Merecerá la pena la inversión? No lo sabemos, pero hará que muchos se lo piensen dos veces.

Via | Mashable