Aún no ha salido el iPhone Edition y ya sé que me...

Aún no ha salido el iPhone Edition y ya sé que me lo compraré

Compartir

Teniendo en cuenta que tengo un Apple Watch, un iPad Mini, un iPhone SE, MacBook Pro y iMac, supongo que no le extrañará a nadie que esté deseando que el iPhone X o iPhone Edition salga a la venta. La verdad, soy una usuaria convencida de Apple a pesar de haberme iniciado en la tecnología con Windows y Blackberry porque simple y llanamente, me gusta su fluidez, seguridad, diseño y creo que aunque puede ser más caro (no obstante ya podemos encontrar terminales iPhone más baratos que Android), su vida útil es mayor, vamos, que dentro de dos años sé que mis dispositivos seguirán dando la talla e incluso podré sacar dinero por ellos si decido venderlos.

Soy la primera en saber que en torno al iPhone 8 (o iPhone X /iPhone Edition, probablemente el mayor secreto de Apple hasta la fecha) se ha generado un hype brutal. Y no es para menos: Apple va a arrasar con un dispositivo espectacular.

Sí, puede que no sea el primero en implementar un dispositivo sin bordes, ni el primero en usar OLED o reconocimiento facial, pero seamos honestos: ni siquiera el iPhone fue el primer smartphone, pero en Cupertino llevan cosas que otros han inventado a otro nivel.

Así que ante la inminente llegada del iPhone Edition he decidido hacer una lista de pros y contras para valorar su compra.

¿Por qué me voy a comprar un iPhone Edition?

En mayo, alguien me robó mi iPhone 6s. Entonces decidí apostar por el iPhone SE y no me arrepiento ni un solo día: un dispositivo asequible, fluido, ergonómico… la verdad, estoy encantada. Aunque confieso que echo en falta la pantalla más grande y con mejor contraste, así como el 3D Touch. Son detalles, pero se notan.

Así que sí, la primera razón por la que me compraré el iPhone Edition es por una pantalla mucho mejor que cualquiera de las que Apple haya presentado hasta la fecha: sin bordes, OLED y con el tamaño de la del iPhone 7 Plus en un dispositivo más pequeño.

Otra razón más que me hace inclinar la balanza hacia él es el diseño. En su momento me gustaron las líneas de mi iPhone 6s, pero ya lo había visto en el modelo previo. Con el iPhone 7 la sensación fue de déjà vu, la misma que tendré con los dos modelos que acompañarán al iPhone Edition… y es que son tan 2015, que el panorama ha cambiado totalmente. Pero con el nuevo flagship de Apple la experiencia de usuario permite ser muy distinta. Esa pantalla sin bordes del iPhone Edition ya se ha convertido en mi oscuro objeto de deseo, a pesar de sus orejas.

Tampoco me olvido de la Realidad Aumentada. Aunque las apps con ARKit funcionarán en iPhones más antiguos, seguro que será una experiencia diferente disfrutarla con un iPhone Edition. Personalmente ya me fascina lo que he visto, pero Apple parece haberle pillado el truco donde otros como Google han fallado.

Y es que el iPhone Edition promete ser puntero, incorporando con éxito ciertas innovaciones que quizás no necesite, como es el reconocimiento facial, pero que para los amantes de la tecnología constituyen un factor determinante. Me gusta estar a la última.

La razón final es más profesional que personal, el iPhone Edition tiene pinta de marcar una época tanto en Apple como en el sector de los smartphones y sería un poco raro escribir sobre iPhone sin contar con uno. Ya, es un poco un pretexto, pero normalmente los que nos dedicamos a escribir sobre tecnología somos auténticos amantes de los gadgets y yo no soy una excepción. Nada nos gusta más que adquirir un gadget nuevo y darle caña.

Guau, al final me han salido muchas razones a favor de comprar el iPhone Edition, pero no las tengo todas conmigo. ¿Quieres saber por qué?

¿Por qué no comprar el iPhone Edition?

Lo primero de todo, el precio. ¿Estamos locos o qué? Sí, se que lo usamos a todas, pero es que ¡es un teléfono! Lo vas a usar para llamar, enviar WhatsApp, revisar el correo, ver vídeos de YouTube, escuchar música en Spotify, subir fotos a Facebook y jugar a Pokémon GO. En serio, el 99% de las personas usan su móvil para eso. Y esas funciones te las da un móvil de 100 euros, pero si quieres asegurarte de cierta velocidad y fluidez, puedes conseguir terminales por la mitad de esos mil euros que costará el iPhone Edition. Para trabajar uso el ordenador y para ver vídeos o leer ya tengo el iPad.

Otra razón para no apostar por el iPhone Edition es que es la primera generación de este terminal. Sí, ya llevamos una década con iPhone, pero será la primera vez con un móvil sin bordes, sin botón Home, con reconocimiento facial… ya sé que Apple hace bien las cosas pero no son perfectos. Pero hazme caso, siempre son mejores las ediciones S.

Si hago un balance global creo que el “Sí” gana de forma abrumadora, y eso que no hemos valorado que Apple siempre se deja un as en la manga, un “One more Thing” que nos vuelve locos. Pero yo lo tengo claro, yo me compraré el iPhone 8. ¿Qué harás tú?