El iPhone de Donald Trump no tiene Safari, pero tiene Twitter

El iPhone de Donald Trump no tiene Safari, pero tiene Twitter

Nos moriríamos de ganas por ver ese iPhone

Compartir

En febrero, el Presidente Trump aún se podía ver charlando desde su viejo teléfono Android durante una reunión de crisis en Corea del Norte en su “Casa Blanca de invierno” en la finca Mar-a-Lago, y ese teléfono podría ser el Samsung Galaxy S3, un terminal ya prácticamente obsoleto. Un grupo de senadores entonces escribió una carta a la secretaria de Defensa de Estados Unidos, alegando que el teléfono viejo e inseguro de Android del Sr. Trump era carne de cañón para los hackers.

La cosa es que el dispositivo seguro del Presidente Trump, aparentemente un iPhone, tiene una funcionalidad bastante limitada, como lo hacen todos los teléfonos presidenciales, y todos sabemos que el intento de privarlo de Twitter terminaría de acabar con su paciencia. El iPhone de Trump no tiene el navegador Safari, informa el New York Times, pero sólo tiene una aplicación y esta es Twitter.

Te interesa: Según Trump, el iPhone made in USA es una realidad

Según informes, el personal de la Casa Blanca está tratando de mantenerlo ocupado con reuniones y una agenda pesada, para no dejarle tiempo para ver noticias en la televisión por cable que a menudo le hacen twittear comentarios crudos y sin filtrar que son una fuente de interminables discusiones en los medios de comunicación.

Su ex asesor Steve Bannon incluso solía entregar impresiones de papel de artículos, ya que Trump no usa un ordenador portátil y no tiene Safari en su iPhone. Esta presidente es diferente a cualquier otro del que tengamos recuerdo y es cierto que Trump y Twitter hacen una combinación un tanto peligrosa.

Te interesa: El jefazo de Apple no se lleva bien con Donald Trump y aquí está la prueba

El resto de sus funciones se configuran remotamente con el software de administración de dispositivos móviles de Apple por parte del personal del Servicio Secreto, pero su aplicación de Twitter está obviamente fuera de los límites. Y está claro que Trump acaba publicando cosas en un tono que no es el más adecuado para el presidente de la nación más poderosa del planeta.

Fuente: phonearena.com