Por qué el iPhone X es más caro en España que en...

Por qué el iPhone X es más caro en España que en otros países

¿Realmente pagamos más que en cualquier otro país?

Compartir

Hay que vivir bajo una piedra para no haberse enterado del lanzamiento de la nueva generación de teléfonos de Apple. Entre ellos encontrábamos el iPhone X, un dispositivo que no es precisamente barato y del que mucho se ha rumoreado antes de su lanzamiento. Estamos hablando de un precio que alcanza las cuatro cifras.

El iPhone X tubo su debut el martes pasado en el Steve Jobs Theatre. Pudimos apreciar su nuevo diseño y especificaciones, incluyendo el nuevo reconocimiento facial y sus fechas de reserva, compra y el precio del mismo.

Todo el mundo ha hablado del precio que iba a alcanzar el dispositivo en su salida, muchos analistas aseguraban que iba a pasar los 1.000 dólares y que sería muy difícil de vender debido a su altísimo valor. Sin embargo, Apple no ha cruzado esta barrera, pero sí ha pasado de los 1.000 euros.

¿Cómo es esto posible?

En Estados Unidos podremos hacernos con nuestro propio iPhone X por 999 dólares, en España deberemos pagar 1.159 euros si queremos uno. ¿Por qué pasa esto? El dólar no es igual que el euro, al tener el dólar un valor más bajo significa que más dólares son menos euros. ¿Esto no debería hacer que sea más barato en España? Exactamente, pero se ha puesto de moda no hacer la conversión, esto significa que llega a España valiendo 999 euros, casi 160 euros más, el resto son los impuestos que debemos pagar al estado.

Por supuesto, en cada país el dispositivo tendrá un precio diferente. Esto depende mucho de los impuestos de cada uno y de la moneda de este. Para aclarar: pagamos más por tener el euro como moneda y por nuestro IVA, que no es precisamente bajo.

No compremos ahora los teléfonos en Estados Unidos. Pensad antes que deberíamos pagar aduanas (el 21% del valor, que igualmente seguiría siendo más barato que en España), y que la garantía del país donde lo compramos será la que tenga el teléfono. ¿Merece la pena tener una garantía que puede no servirnos por ahorrar un 10%? Eso depende de vosotros.

Fuente | as.com