Descubre el increíble juego de la semana: INKS

Descubre el increíble juego de la semana: INKS

Es ver de lo que es capaz y engancha.

Compartir

Esta semana queremos presentar un juego clásico con un toque de arte. Vamos a hablar de INKS, que fue lanzado por primera vez en mayo de 2016 y nunca ha estado disponible de forma gratuita antes. INKS fue también ganador del premio Apple Design Award 2016.

INKS es una interpretación moderna del pinball, que combina la diversión de este juego recreativo con desafíos basados ​​en habilidades tácticas y creación de arte. Mientras juegas, la bola envía ráfagas de tinta por el tablero de juego, por lo que es una experiencia diferente cada vez.

El juego cuenta con mucha mesas de pinball exclusivas para jugar, por lo que cada tablero es un reto diferente, la capacidad de compartir altas puntuaciones y lo mejor de todo, no hay compras en la aplicación. Es un juegazo con el que pasar las horas y a continuación,resumimos sus principales características:

  • Elegante y cuidado diseño.
  • Más de 100 mesas únicas para jugar.
  • Ritmo de juego perfectamente equilibrado.
  • Cada lienzo cuenta la historia de tu partida.
  • Comparte tus niveles y récords favoritos.

La verdad es que sobre un juego de este tipo no hay mucho que explicar, ya que todos conocemos la mecánica de este tipo de divertimento. Solamente debes de ser habilidoso apretando los pulsadores para mandar la bola hacia el lugar preciso. Además de ello, el poder “tunear” el tablero cada vez que la bola se mancha de pintura es emocionante.

La elección de tableros, colores, e incluso los sonidos no puede ser más acertada. Llama mucho la atención que es un juego que no te estresa, sino que se juega con calma y tranquilidad porque no posee elementos que te distraigan sobremanera.

Este juego es una vuelta de tuerca muy inteligente de uno de los conceptos más antiguos en juegos electrónicos, con un diseño de niveles y visuales excelentes. INKS se puede descargar por 2,99 euros. Eso sí, la aplicación vale lo que cuesta y cuesta lo que vale.