iPhone X, el móvil favorito de Samsung

    Por lo visto, Samsung está apunto de embolsarse una gran cantidad de dólares por la fabricación de ciertas partes del iPhone X. Lo mejor de esto, no es que Samsung vuelve a participar en los iPhone, sino que obtendrá aun mayor beneficio haciendo partes del iPhone X que las de su propio Galaxy S8.

    Tras la batalla que comenzó entre Apple y Samsung en los tribunales, la situación de simbiosis de ambas marcas se había quedado muy estancada — había desaparecido. Sin embargo, un principio de ciclo para Apple y Samsung ha llevado a las compañías a reunirse, haciendo a Samsung aún más afortunada con esta unión.

    Samsung siempre gana

    El análisis llevado a cabo por Counterpoint Technology para The Wall Street Journal basa su predicción en 20 meses desde la salida la mercado de los iPhone X, cifra clave para la venta de los dispositivos tras su salida. Se estima que en estos 20 meses se hace la mayoría de las ventas de un nuevo dispositivo.

    Según los cálculos, Samsung está apunto de ganar unos 4.000 millones de dólares en beneficios por la fabricación de componentes para el iPhone X. Que Samsung gane más fabricando parte del iPhone X que fabricando el Galaxy S8 entero, se debe a que las estimaciones de venta del iPhone X son mucho mayores que las del Galaxy S8: 130 millones frente a 50 millones.

    Se espera que Apple y Samsung sean las compañías que más beneficios obtengan en el 2017. Samsung por fabricar la pantalla OLED y memoria flash NAND de los iPhone y Apple por el crecimiento en sus ventas tras el lanzamiento del iPhone X.

    Se odian pero se necesitan

    A pesar de todas la disputas, luchas de patentes y lucha empresarial: Apple necesita a Samsung por sus componentes, esto hace que a pesar de romper relaciones, siempre vuelven a reencontrarse por pura necesidad. No estaría nada mal que intentasen llevarse un poco mejor.

    Vía | macrumors.com