Guía para hacer un seguro a tu iPhone o iPad

    No está de más cubrirse las espaldas.

    La tenencia de dispositivos móviles y smartphones en particular está a la orden del día. El desarrollo de aparatos cada vez más sofisticados con funciones impropias de los teléfonos de hace 15 años hace que sean gadgets cada vez más caros. La reciente salida del iPhone 8 y iPhone 8 Plus y la inminente del iPhone X, de más de 1100 euros de precio, nos hace replantearnos el tema de un seguro.

    Muchas veces son las propias operadoras las que nos lo ofertan cuando realizamos la compra, siendo solamente un pequeño incremento en el precio. Aquí lo que debemos de tener presente son las coberturas que nos ofrezcan, ya que muchas veces son mínimas. En determinadas ocasiones nos cubren daños accidentales como el de pantallas rotas o daños por líquidos, algo que es muy común, pero poco más.

    Quizás sea más interesante valorar la contratación de uno que ofrezca no solamente este tipo de daños, sino además la protección ante daños por líquidos, el robo, el hurto y la pérdida, y si es por el uso de llamadas fraudulentas, mejor. También, en caso de alguna incidencia, cuál es el precio de la franquicia si la hubiera.

    Nadie está a salvo de sufrir algún tipo de percance, bien es cierto que hay personas con “imán” para las desgracias o que porque según el tipo de actividad que desarrollen sí que les resulte conveniente. Imaginad un monitor de escalada, un obrero que trabaje en alturas o algo similar.

    Lo que es cierto es que no compensaría si tenemos un terminal muy básico, pero si estás leyendo esto es porque probablemente tengas un iPhone, cuyo modelo más económico actualmente es el iPhone SE, que parte de un precio de 419 euros. Yo lo tendría muy claro, y me plantearía esa posibilidad habiendo leído previamente la letra pequeña de las coberturas.

    Cosas a tener en cuenta a la hora de contratar un seguro

    • Es muy importante saber que a partir de cierta fecha desde la compra de tu dispositivo no podrás asegurarlo, aunque hay aseguradoras que sí permiten bastante más margen.Por ejemplo, Orange no asegura sus móviles si tratas de hacerlo pasados 15 días desde que lo compraste.
    • Puede que con el seguro del hogar tengas cubiertos los aparatos electrónicos, así que ante cualquier duda es conveniente que consultes con ellos estas posibles contingencias.

    • Debieras pensar que un aparato de alta gama debiera de ir asegurado. Son muy golosos para amigos de lo ajeno. Muchas veces financiamos su compra y es muy doloroso para el bolsillo tener que pagar por algo que ya no tienes. Por ello, contrata un seguro, como mínimo, hasta que termines de pagar el dispositivo.

    • Piensa que las roturas de pantallas están a la orden del día, y el coste de la reparación de la de un iPhone son 180 euros, que es bastante dinero. Busca un seguro que cubra las roturas.

    • No es lo mismo un hurto que un robo, siendo este último el caso en el que suelen cubrir la mayoría de aseguradoras. En el caso de un hurto no hay fuerza ni violencia para sustraer el aparato.
    • Tu aparato está siempre cubierto por una garantía, si se encuentra dentro de plazo y tienes un fallo haz valer tus derechos como consumidor.

    • No firmes un seguro a ciegas. Muchas veces son las propias operadoras las que ofertan un seguro aparentemente perfecto por muy poco dinero. Antes de lanzarte a firmar nada, pide una copia de las condiciones y léelas detenidamente. No tengas prisa para ello, luego ocurre lo que ocurre y todo son lamentaciones.
    • Guarda siempre la factura de tu iPhone o iPad, es la única garantía que vas a tener ante la aseguradora si quieres reclamar los daños.

    • Si tienes la mala suerte de padecer un robo o hurto, pon la denuncia lo antes posible, puede que 24 horas más tarde sea el tope de tiempo para poder posteriormente reclamar al seguro.

    • Hay tarjetas de crédito que llevan implícito un seguro de dispositivos electrónicos si lo has pagado con la misma. También existe la posibilidad de contratar con esa misma entidad de la tarjeta un seguro para estas contingencias.
    • Desgraciadamente los fraudes a los seguros están a la orden del día. Hay personas que, con dudosa ética, pretenden engañar al seguro para obtener un reintegro económico o en su defecto, un aparato nuevo. Hay alguna que otra condena a personas que han actuado de esta forma. Se conoce el caso de una señora que fue a denunciar el robo a comisaría para engañar al seguro, y desde la propia comisaría llamaron a su número, sonando el aparato dentro del bolso. No merece la pena jugársela, es absurdo a la par que inmoral.

    ¿Tienes seguro móvil? ¿Has sufrido alguna vez algún percance e hiciste uso de tu seguro? Estaremos encantados de leer tus comentarios. Hasta el siguiente post.