Por qué la cámara del iPhone 8 Plus es mejor que una de verdad

    Quizá sea mejor llevarnos de viaje un iPhone que una cámara profesional

    Desde el lanzamiento del iPhone, los smartphones han quitado terreno poco a poco a las cámaras, incluso llegando a ocupar parte de ese mercado. Y no es para menos, ¿quien quiere una cámara para guardar recuerdos cuando tu propio teléfono puede hacer esto? Sí, seguramente tendremos más opciones en una cámara profesional y más calidad, pero por el mismo precio tampoco haremos mejores fotos.

    Hablamos de cámaras que cuestan bastante dinero y están pensadas para uso profesional, ya que las cámaras digitales de toda la vida prácticamente han desaparecido debido a que la calidad de estas no es superior a la de algunos teléfonos. Y es así, las cámaras de los smartphones hoy en día son realmente excelentes, además de que a veces se pueden comprar accesorios que mejoran la experiencia aún más.

    Es cierto que no podemos comparar de forma justa la cámara del iPhone 8 con una cámara réflex, hablamos de lentes tres o cuatro veces más anchas que la que incorpora el terminal de Apple. Aún con eso, la cámara del iPhone 8 no se queda tan lejos en calidad de una buena cámara réflex que tenga más o menos el mismo valor que el iPhone.

    ¿Por qué es mejor la cámara del iPhone?

    Para empezar, es mucho más pequeña y ligera. En un viaje no queremos estar preocupándonos por cargar con una gran cámara, son pesadas y grandes. ¿Compensa la calidad superior la poca portabilidad de la cámara? En ocasiones en las que salimos a caminar o vamos a lugares muy concurridos, difícilmente compensa. La cámara del iPhone 8 es realmente buena y muy portable, tan solo tenemos que sacar nuestro teléfono y tomar una captura.

    La calidad de imagen a fin de cuentas, no es tan mala. A pesar de la cámara de 12 megapixeles del iPhone 8 Plus, las imágenes tienen una calidad tope de gama. Además, ahora el iPhone toma capturas por defecto en modo HDR (High Dynamic Range) siempre que detecta que la escena lo necesita, como en situaciones de poca luz. Esto resulta impresionante cuando ves su funcionamiento y calidad.

    También ayuda que el nuevo procesador de Apple, el A11 Bionic, pueda procesar las imágenes en HDR de manera instantánea. Hablamos de tomar cientos de capturas en muy poco tiempo y reducir el ruido en la imagen de manera considerable gracias a la inteligencia artificial.

    A pesar de todo esto, las capturas con poca luz acaban resultando peores en comparación que las que puede tomar una cámara réflex. Esto no significa que el iPhone lo haga mal, pero es algo que hay que asumir. Si no hay un punto de luz, el iPhone lo tendrá crudo para hacer una foto en la oscuridad y seguramente el ruido sea alto y la calidad no demasiado.

    ¿Capturar vídeo es mejor con el iPhone?

      Rotundamente sí. Ahora, el nuevo iPhone puede capturar vídeo con calidad 4K a 60 fotogramas por segundo, que quieras o no, se nota bastante el aumento de fotogramas por segundo. Cualquiera que haya probado una cámara réflex grabando en 4K puede asegurar que está literalmente a la par con el iPhone 8 Plus, sorprendente.

    Otro punto importante es la capacidad de realizar vídeos en cámara lenta o timelapse, los cuales se pueden activar realmente rápidos cuando llega el momento, ya que sólo hay que deslizar el dedo por la pantalla teniendo la aplicación fotos abierta. Las cámaras dedicadas no proporcionan la comodidad y la facilidad que ofrece el popular sistema operativo iOS y esto siempre se agradece.

    Lentes extra para tu iPhone

    Parecido a lo que puedes hacer con una réflex, al iPhone 8 puedes ponerle una lente añadida que ayude en la toma de fotos. Fácilmente podemos conseguir un efecto ojo de pez de 170 grados, típico en cámaras profesionales de deportes. Las lentes de ojo de pez para cámaras réflex son bastante grandes y no resultan nada facil de colocar. Por otro lado, en el iPhone se coloca encima de la cámara y ya estará lista para tomar fotos. En muchos casos, estas lentes extra son fundas, así siempre la colocarás correctamente.

    Backups

    No es que no puedas hacer un backup de tus fotos con una réflex, es que con el iPhone lo puedes hacer mientras haces las fotos. Si te roban o pierdes una cámara profesional, probablemente pierdas todo lo que tienes en ella y todos los recuerdos que guardabas en ella. En cambio si tienes la desgracia de perder tu iPhone 8, sabes que tus fotos estarán en la nube, ya sea iCloud o cualquier otro servicio de almacenamiento on-line.

    Esto también facilita bastante extraer las imágenes luego, puesto que no tendrás que enchufar tu teléfono para acceder a ellas. Sólo deberás acceder a tu navegador, o si tienes macOS y utilizas iCloud, a tu iCloud drive, y ya tendrás todas tus fotos en tu ordenador listas para que hagas con ellas lo que quieras.

    Por supuesto que hay muchas razones más para asegurar que es mejor utilizar el iPhone antes que una cámara profesional, pero siempre que sólo quieras capturar momentos y recuerdos. Obviamente si te dedicas a la fotografía de forma profesional, necesitarás una buena cámara dedicada a ello. Ni punto de comparación respecto al tamaño de las fotografías y otros aspectos, pero para todo lo demás, el iPhone 8 es tu cámara.

    Fuente | mashable.com