La mejor idea de Samsung de todos los tiempos: copiar el iPhone

La mejor idea de Samsung de todos los tiempos: copiar el iPhone

Compartir

No queremos aburrirte pero la guerra Apple vs Samsung tiene visos de ser eterna. En la última batalla, Samsung acaba de conseguir que se vuelva a juzgar lo que Apple ganó en el juicio de 2012. De momento, Apple cuenta con más de 1.000 millones de dólares como compensación porque los jueces le dieron la razón sobre un hecho innegable: Samsung copió el iPhone.

Pero entonces, los coreanos fueron capaces de reducir el daño hasta los 400 millones de dólares y ahora, vuelta a juzgar. Una estrategia brillante que muestra que copiar el iPhone ha sido lo mejor que Samsung ha hecho.

En un documento de 132 páginas de Samsung se demuestra cómo la empresa pide que sus teléfonos se parezcan más al iPhone. Obviamente desde hace un tiempo los caminos de ambos fabricantes en cuanto a diseño se han separado, pero el parecido en los inicios es innegable. De hecho, el iPhone es la referencia en la que se inspiran varios fabricantes.

Pero copiar al iPhone les ha llevado a donde están, a ser el fabricante que más vende y estar en la cima de los smartphones. Así que fue un jugada maestra. Para cuando Apple les demandó y empezó esta guerra eterna, Samsung ya había logrado su objetivo de posicionarse como tope de gama. Durante el proceso, los coreanos han ganado millones y millones.

Así que conforme fueron llegando las demandas y juicios, Samsung plantó cara negando lo evidente y comenzó a desarrollar su propio camino sobre una base nacida de la copia flagrante. Y funcionó: ahora los Note8 o los Samsung Galaxy S8 y S8+ se venden tanto como los iPhone. El tiempo ya ha pasado y nadie se acuerda de los modelos previos.

Samsung está cómodo en el juicio: saben que son culpables y solo esperan llegar a una compensación económica lo más pequeña posible para que les resulte más rentable aún. Pero por supuesto que han ganado más de 1.000 millones de dólares. Además, los fans de Apple y de Samsung lo ven casi como un partido Barça – Madrid, y defienden a su “equipo”. Se pueden permitir entrar en el barro.

Además tampoco podemos olvidar un detalle: Samsung forma parte de la cadena de suministro del iPhone de Apple. Vamos, que cada vez que compras un iPhone, una pequeña parte de ese dinero va a Samsung. Ambos se necesitan, o al menos hasta que Apple consiga que LG fabrique sus pantallas y pueda ser independiente. Al final, Samsung no solo es su mayor rival, también tiene un precedente robando diseños… algo que no inspira mucha confianza para un fabricante.

Apple podría haber seguido abriendo más casos de patentes, pero parece haberse conformado con cerrar los juicios que tiene pendiente, es cuestión de seguir adelante y librarse de Samsung cuanto antes.

Vis | BGR