Así es la historia de los Animojis del iPhone X

Así es la historia de los Animojis del iPhone X

Compartir

Una de las funciones más representativas del iPhone X, además de su pantalla con tecnología OLED, es el sistema de la cámara TrueDepth. Cuenta con una de las tecnologías más avanzadas de la industria de los smartphones y no sirve únicamente para el funcionamiento de Face ID, sino para muchas otras funciones.

Por ejemplo, uno de los usos que se le ha dado en iOS 11 a la función de reconocimiento facial del sistema TrueDepth es el envío y recepción de Animojis con el iPhone X. Tal y como su propio nombre implica, los Animojis son emojis animados que se basan en las expresiones faciales de los usuarios.

A pesar de que la implementación de los nuevos Animojis de Apple en el iPhone X no es una gran innovación, la tecnología detrás de esta funcionalidad es bastante interesante y se integra en el software de Apple lentamente gracias a la adquisición de diferentes compañías a lo largo de los últimos años.

Los Animojis tienen más de 10 años de desarrollo

Al parecer, los Animojis de Apple llevan muchos años en desarrollo. Desde Wired han detallado cómo la tecnología responsable de que los Animojis estén presentes en el iPhone X se ha podido rastrear desde hace algunos años…

“Si rastreas la mayoría de los logros de la tecnología más impresionantes de los consumidores hasta sus orígenes, te llevará hasta una investigación de laboratorio de estudiantes graduados. En el caso de los Animojis de Apple, esta investigación parece ser que tuvo lugar en un lugar de una de las escuelas más prestigiosas de Europa, hace una década.”

La mayor parte del desarrollo de los Animojis fue llevada a cabo por Mark Pauly, cofundador de Faceshift, una compañía que Apple adquirió en 2015.

Así es, los Animojis han estado en pleno desarrollo desde hace 10 años. Y sí, fueron inventados en Europa. Lo único que Apple tuvo que hacer es adquirir la compañía correcta, pulir la tecnología y darle nombre. Lo que suele hacer siempre, vaya.

Fuente | BGR