Problemas en el iPhone X: es la pantalla demasiado azul?

Problemas en el iPhone X: es la pantalla demasiado azul?

Compartir

Tras más de un mes de espera desde su anuncio oficial durante la keynote del 12 de septiembre, el iPhone X ya ha llegado a las manos del gran público. Y esta es sin duda alguna la gran hora de la verdad para el mejor smartphone de todos los tiempos (hasta la fecha). Es el más potente, el más novedoso, el más rápido… pero dista mucho de ser perfecto. Para empezar, no sabemos cómo sera la adaptación de los usuarios a los gestos del nuevo iPhone X. Asimismo, todavía tenemos algo de miedo hacia el reconocimiento facial y los permisos de las apps que gestionarán nuestra cara. Y una cosa más se une a la lista: ¿la pantalla del iPhone X es demasiado azul?

Le ha pasado al flagship de Google, el Goole Pixel 2 XL, y ha sido una tragedia. Si bien, además de esa particular tonalidad azul, en el caso de los de Mountain View su display tiene un brillo regulero, se quema con facilidad y en definitiva, tiene una pantalla de mala calidad para lo que se espera de un tope de gama.

Con el iPhone X, Apple abandona la Retina por la tecnología OLED y hemos visto que a pesar de ser novatos en el tema, su display está a la altura tanto del Note8 de Samsung como del Pixel 2, llegando incluso a superarles en varios aspectos de calidad de imagen. Pero el iPhone X también cae en lo mismo: lo azul de la pantalla.

El problema de las pantallas OLED y el azulado

No hay móvil con tecnología OLED que no peque de lo mismo: si lo miras de frente, todo es perfecto. Pero en el momento en el que lo miras con cierto ángulo, un tintado azul y un menor brillo disminuirá considerablemente la calidad de visión. El iPhone X puede que lo solvente algo mejor, pero verás azul sí o sí.

Pero lo dicho, podría ser peor: tanto el Google Pixel 2 XL como el Samsung Galaxy Note 8 también lo hacen, solo que en el caso del iPhone X hay que girar el móvil hasta alcanzar una inclinación extrema, mientras que en los terminales Android da más el cante.

De todos modos no se trata de un problema propio de Apple, sino de la tecnología OLED en sí misma. Lo que pasa es que el iPhone X y su reconocimiento facial van a posibilitar el acceso al terminal desde ángulos diversos con solo una mirada, y quizás los usuarios lo percibirán más.

Sin lugar a dudas, no se trata de un argumento para no comprarlo, pero si quieres unos colores nítidos y perfectos desde cualquier lado, el iPhone 8 es tu terminal.

Via | Foromóvil