¿Gastar 1300 euros en el iPhone?

¿Gastar 1300 euros en el iPhone?

Reflexionamos sobre el precio que Apple pone a sus dispositivos.

Compartir

Durante el verano fueron muchos los rumores de los precios de los nuevos iPhone. A pesar de que Apple ya superó la barrera psicológica de los 1000 euros el año pasado con su modelo iPhone 7 Plus de mayor capacidad, mucho se barruntaba sobre cuál sería el techo de los nuevos terminales de los californianos.

El 12 de septiembre se desveló el misterio, el iPhone X de menor capacidad pasaba de los 1100 euros y el de 256 GB, traspasaba los 1300. Si comparamos el salario mínimo interprofesional en España, que este año 2017 son unos exiguos 707 euros, habría que trabajar dos meses completos y dedicar esos salarios íntegro para comprar un iPhone X de 256 GB.

El debate está pues sobre la mesa. ¿Cómo que un teléfono puede costar esa barbaridad? ¡Pero si hay teléfonos de 200 euros que hacen unas fotos fantásticas! ¡Mi Xiaomi hace lo que el tuyo por la mitad de precio! Frases como estas estamos acostumbradas a escucharlas.

Partiendo de la premisa de que cada uno gasta su dinero como quiere y en lo que quiere, si tienes posibilidades de poder pagar un iPhone de ese precio nadie debe de decirte que no lo hagas. Podemos decir que nuestros teléfonos móviles son, sin riesgo a equivocarnos, el aparato electrónico con el que pasas más horas al día. Ya hace tiempo que dejaron de ser teléfonos para pasar a convertirse en mini-ordenadores.

Te interesa | 7 cosas que no nos gustan del iPhone X de Apple

En ellos integras tu reproductor de audio, cámara de fotos, grabadora de voz, agenda, calendario, navegador GPS, cámara de vídeo, conexión a internet… ¿Que puedes llevarlo en un teléfono más sencillo? Pues claro, igual que puedes viajar de un extremo a otro del país tanto en un Dacia Sandero como en un Bentley.

Un producto de Apple, sea cual sea, lleva detrás muchísimas horas de ingeniería, I+D, test y pruebas, que sumado a ser un engranaje de piezas de alto nivel con materiales potentes, buenos acabados o ergonomía aplicada al usuario, hacen que tengan un precio alto. Comprar un iPhone es comprar calidad contrastada. Puede gustarte o no, puede que iOS no sea para ti o que prefieras otros sistemas o necesites un teléfono con otras características.

¿Merece la pena gastar 1300 euros en un iPhone? Puede que no, ya que hacerlo para mandar mensajes de WhatsApp y jugar al Candy Crush es absurdo. Si eres alguien que exprime sus terminales, los configura a su gusto, hace uso de cada una de sus herramientas, conoce aplicaciones útiles, lo usa tanto para ocio como para trabajo, y en caso de necesidad, utiliza un impecable SAT, la idea no es descabellada.

Cada cual que obre en consecuencia, ojalá fuesen más económicos pero ya sabemos que tan descabellado puede ser pagar 1300 euros por un iPhone X como 1010 por un Samsug Galaxy Note 8.