Qué no hacer con tu iPhone X: convertirlo en un iPhone 8

Qué no hacer con tu iPhone X: convertirlo en un iPhone 8

¿iPhone X o iPhone 8?

Compartir

Así que te has comprado un iPhone X: qué brutal maravilla, ¿verdad? El procesador más potente del mercado, un diseño innovador tras 3 años repitiendo el mismo, una cámara dual vertical que no tiene rival a excepción del del Google Pixel 2 XL, el reconocimiento facial, los Animojis, la mejor pantalla OLED del mercado…

Sin lugar a dudas, el móvil del momento es el iPhone X y eso se nota, tanto en la trascendencia que tendrá en los próximos terminales Apple – se especula con que el iPad de 2018 adoptará el diseño sin bordes y ya no tendrá botón Home – como en la competencia, si bien varios fabricantes Android ya están trabajando en desarrollar su propio Face ID.

¿Y si activo el Assitive Touch o botón Home virtual?

Bueno, y ahora que estás usando tu flamante iPhone X y sus intuitivos gestos quizás eches un poquito de menos el botón Home. ¡Era todo tan fácil cuando con él! La pulsación prolongada, el toque, dos toques rápidos…

Incluso el Touch ID desbloqueaba tu móvil en un abrir y cerrar de ojos. Espera, ¿cómo era lo de acceder al centro de control? ¿Deslizar del notch desde la parte izquierda o desde la derecha? Y el día menos pensado acabas sacando el botón Home virtual o Assistive Touch sin remordimientos.

Te puede interesar | Los 14 gestos básicos del iPhone X

Ese notch no me termina de convencer

La verdad es que si echamos la vista atrás, eran muchos años con el mismo diseño: iPhone 6, iPhone 6s, iPhone 7, iPhone 8… algo impensable en cualquier otro fabricante pero que Apple ha sabido exprimir al máximo.

Y ahora nos sorprende con un diseño muy peculiar: no tiene una pantalla infinita porque en la zona superior hay un moño donde se integran varios sensores responsables de los virales Animojis y el reconocimiento facial. Pero no sé, no me termina de convencer cómo se ven algunas apps, cómo veo los vídeos… Casi que mejor voy a instalar esta app que configura una especie de fondo de pantalla con bordes negros para ocultar el notch.

Te puede interesar | Cómo funciona FaceID del iPhone X: 11 preguntas y respuestas

Así es como un día abres los ojos, echas la mano a la mesita de noche y coges tu móvil: ya no es un iPhone X sino que lo has convertido en un Frankenstein, una especie de híbrido de iPhone 8.

Moraleja: sumérgete en la nueva experiencia del iPhone X, abraza el presente y futuro de los smartphones y olvídate del pasado.