Google y Apple diseñan los mejores teléfonos pero suspenden en software

Google y Apple diseñan los mejores teléfonos pero suspenden en software

¿Qué está pasando con la calidad del hardware en iOS?

Compartir

Imagen destacada: Urban Tecno

Nadie niega que tanto Apple como Google han lanzado recientemente al mercado los mejores smartphones de la historia: el iPhone 8, el iPhone 8 Plus, el iPhone X, el Pixel 2 y el Pixel 2 XL.

Además, estos smartphones ejecutan iOS y Android, los dos sistemas operativos móviles más fiables. Sin embargo, están teniendo muchos problemas en relación al software.

Cuando estás comprando un smartphone por más de 1.000 euros, este tipo de problemas de software es inexcusable, imperdonable.

Problemas de software en los smartphones de Apple y Google

Parece que, cada día que transcurre, se descubra un nuevo problema en el software relativo al iPhone X, al Pixel 2 o al Pixel 2 XL. Al principio estuvimos hablando sobre el efecto burn-in de las pantallas OLED…

Después, aparecieron algunos problemas con el audio de las llamadas. Luego, el LED de notificaciones del Pixel 2 no funcionaba cuando debería estar activado.

Aunque hay que reconocer que tanto los nuevos iPhone de Apple como los Pixel de Google, por lo menos, no cuentan con el problema del excesivo consumo de batería que afecta a los terminales de previas generaciones.

Si crees que estos han sido los únicos problemas que han acarreado los nuevos dispositivos estás totalmente equivocado. De hecho, se dice que algunas personas recibieron el Pixel 2 de Google… ¡sin Android instalado!

Relacionado | Más problemas en el iPhone X: ¿Qué es ese zumbido?

Y ahora están saliendo a la luz nuevos reportes que indican que Google Assistant no está funcionando correctamente cuando los auriculares Bluetooth están emparejados con los teléfonos, y los bordes de las pantallas no responden.

Para ser justos, estos problemas, inconvenientes, bugs y contratiempos NO están presentes en todos los modelos de iPhone y de Pixel. Y, al menos, son pequeños defectos que no vuelven inutilizables los terminales.

Problemas, defectos, bugs…

Un bug que provoca que la “i” se reemplace por una “A”, algunos iPhone X con una línea verde en su pantalla… ¿Y qué hay de las pantallas que no responden a causa del frío?

Más en iPadizate | Al iPhone X no le gusta el frío

Viniendo de una compañía de Google, la cual no tiene mucha experiencia en la fabricación de teléfonos móvil, es hasta comprensible. ¿Pero Apple? La firma de la manzana mordida lleva una década diseñando smartphones y cada modelo parece incluir nuevos errores de software.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que hay muchísimos modelos diferentes de dispositivos (iPhone, iPad y iPod touch) y debe ser muy complejo diseñar un software específico cuyas prestaciones sean 100 % compatibles con todos los terminales.

¿Debería Apple realizar más tests a sus smartphones?

Cuando suceden este tipo de problemas, los consumidores deben esperar pacientemente al lanzamiento de un parche o de una actualización de software, como en el caso de iOS 11.1, para que la compañía solvente los bugs presentes en su sistema operativo móvil. Incluso, en algunos casos, los usuarios optan por directamente devolver sus smartphones o reemplazarlos por una unidad nueva.

Y esto nos lleva a la siguiente pregunta… ¿Debería Apple esperar más tiempo para lanzar sus nuevas versiones de iOS? ¿Y qué hay de los smartphones? Quizá, si la compañía realizara más pruebas y tests a sus dispositivos este tipo de problemas no sucederían. Pero claro, la tecnología avanza, y tienen que presentar un producto nuevo cada año para que los competidores no les dejen atrás…

A pesar de esta crítica, especialmente dedicada a Google y Apple, ruego no confundáis mis palabras. Adoro los productos que presentan ambas compañías, son un prodigio del diseño y de la ingeniería de software. Y me encanta la forma en la que escuchan a sus clientes con el fin de mejorar la calidad de sus productos.

Pero… imagina que estás de camino, con toda la ilusión del mundo, a tu Apple Store más cercana (a algunos les pilla realmente lejos), te gastas más de 1.000 euros en un iPhone X y te encuentras con estas desagradables sorpresas:

  • Tiene una línea verde en la pantalla.
  • Las imágenes de alto contraste dejan el efecto burn-in.
  • Su pantalla OLED no funciona con bajas temperaturas.
  • Se escucha un extraño ruido en las llamadas de audio.
  • Tiene un zumbido en la reproducción de contenidos.

Ahora entendemos por qué Apple tuvo tantos problemas en el proceso de manufacturación de sus terminales. Esperemos que en un futuro podamos librarnos de estos molestos problemas de software que, por muy pequeños que sean, impiden a muchas personas disfrutar de sus nuevos iPhone y Pixel.

Vía | Mashable