Apple responde al escándalo de los estudiantes que fabricaron el iPhone X

Apple responde al escándalo de los estudiantes que fabricaron el iPhone X

Compartir

Ojo porque el asunto es bastante turbio: el Financial Times ha asegurado que una empresa de la cadena de fabricación del iPhone X habría empleado estudiantes en prácticas ilegalmente para acelerar su producción y llegar a tiempo para el 3 de noviembre.

Al parecer, Hon Hai Precision Industry, también conocida como Foxconn, habría empleado a un grupo de 3.000 estudiantes de Zhengzhou Urban Rail Transit School en la vertiginosa tarea de ensamblar el iPhone X contrarreloj.

Te puede interesar | iPhone XS y iPhone XL, el concepto que podría llegar en 2018

Según el Financial Times, 6 estudiantes de entre 17 y 19 años habrían trabajado hasta 11 horas diarias en una fábrica de Zhengzhou, algo ilegal de acuerdo con las leyes chinas. En teoría, dichos debían realizar tres meses completos de experiencia laboral para graduarse.

De acuerdo con Foxconn, todo es total y absolutamente normal y las autoridades estaban al corriente de ello, al tener que firmar convenios tanto con la administración como con los centros formativos.

Te puede interesar | El próximo iPhone podría tener Dual SIM

Explica The Financial Times que una estudiante de 18 años llamada Ms Yang, habría declarado estar obligados a trabajar en estas condiciones por el propio colegio. Aunque no ha querido dar más datos personales, ha asegurado que ensamblaba más de 1.200 cámaras del iPhone X diariamente, algo que según ella no está nada relacionado con sus estudios.

Tras el escándalo, Apple ha respondido a las acusaciones del siguiente modo:

En el curso de una reciente auditoría, Apple descubrió algunos casos de estudiantes en prácticas que trabajaban horas extras en la fábrica de un proveedor de Apple en China. Hemos confirmado que esos estudiantes trabajaron voluntariamente y fueron remunerados, pero no se les debería haber permitido trabajar horas extras.

Los programas de estudiantes becarios o en prácticas de esa fábrica son programas a corto plazo y representan un porcentaje muy pequeño de la fuerza de trabajo. Cuando descubrimos que a algunos estudiantes se les permitía trabajar horas extras, tomamos medidas de inmediato. Un equipo de especialistas está ya en esa fábrica, trabajando con el equipo directivo de la misma para poner en marcha sistemas que garanticen que se cumple con los estándares establecidos.

Apple tiene el compromiso de garantizar que todas las personas de la cadena de suministro son tratadas con la dignidad y el respeto merecidos. Sabemos que nuestro trabajo nunca termina y seguiremos haciendo todo lo posible para lograr un impacto positivo y proteger a los trabajadores que intervienen en nuestra cadena de suministro.

Via | Business Insider