Por qué no deberías comprar el iPhone 8 si tienes un iPhone...

Por qué no deberías comprar el iPhone 8 si tienes un iPhone 7

Compartir

Todo el que quiera renovar su iPhone en estos momentos, tiene disponible un gran abanico de posibilidades. Y es que empezando por el iPhone SE, tenemos a nuestra disposición también el iPhone 7, el iPhone 8 y el espectacular iPhone X que de momento, eso sí, tiene un stock muy limitado en la mayoría de los países de medio mundo. Este artículo no pretende ser una guía de compra, pero sí que te vamos a echar una mano a decidirte en por qué no deberías comprar el iPhone 8 si tienes un iPhone 7 actualmente.

El iPhone 8 hizo su estreno en el mercado después de una presentación oficial que no le ocupó a Apple más de diez minutos, en la keynote donde se dio a conocer mundialmente el iPhone X. A pesar de su cuidado diseño y de sus potentes características, es el patito feo de la familia, colocándose en una posición incómoda entre un iPhone 7, del que no se diferencia en prácticamente nada, y el nuevo iPhone X, con el que no puedo competir en casi nada, al menos de lo que llama la atención del usuario.

Para poder daros razones de peso para no comprar un iPhone 8 teniendo un iPhone 7, voy a utilizar mi propio caso. Como smartphone personal tengo un iPhone 7 Plus, que adquirí hace no demasiado tiempo a muy buen precio con el que estoy encantado y, por supuesto, decidido a no cambiar por un iPhone 8.

iPhone 8 Plus (799 euros)

Una de las pocas cosas que han variado es el diseño. El diseño del iPhone 8 ha dado un paso adelante, utilizando vidrio y redondeando aun más el ya bonito acabado que tenía el iPhone 7. Aun con todo no llega a ser el diseño revolucionario del iPhone X, lo que no lo convierte en decisivo para dar el salto.

iPhone 7 Plus (680 euros)

Otra de las mejoras introducidas por Apple en el iPhone 8 es el procesador. El A10 ha sido sustituido por el nuevo A11 Bionic, que según las estimaciones es hasta un 25% que su antecesor. Esto que puede parecer algo sorprendente y llamativo no lo es tanto, sobre todo cuando uno se da cuenta de que con el procesador de su iPhone 7 puede hacer todo lo que se proponga. Esta sin duda alguna tampoco es una razón de peso para pensarse el cambio.

Seguimos repasando las mejoras que nos encontramos con el iPhone 8, y vemos que la cámara monta un sensor más rápido y con unas mayores dimensiones. Sin embargo, solo se queda en eso, siendo una mera evolución de la cámara que nos encontramos en el iPhone 7. Basta con comparar fotografías hechas con ambos terminales para darse cuenta de que no daremos un salto real de calidad en nuestras fotografías cambiando de dispositivo.

El veredicto final

Si tienes un iPhone 7 el cambio lógico no debe de ser hacia un iPhone 8, sino a un iPhone X, donde realmente notaremos las mejoras a nivel de diseño, de características y sobre todo de pantalla. En cambio si actualmente usas un iPhone 5S o un iPhone 6, como todavía hay mucha gente, sí que el salto al iPhone 8 puede ser más que positivo, sobre todo si además no te quieres gastar un dineral en el nuevo smartphone.

Yo seguiré usando mi iPhone 7 Plus, sin mirar ni de reojo al iPhone 8, tan promocionado y rebajado, por ejemplo, por algunas operadoras móviles, y seguiré ahorrando para poder dar el salto al iPhone X, en cuanto pueda o en cuanto haya stock disponible para no tener que esperar unas cuantas semanas por él.

¿Crees como yo que no merece la pena cambiar un iPhone 7 por un iPhone 8?