Estas son las razones por las que odio el iPhone X

Estas son las razones por las que odio el iPhone X

De cómo una decisión precipitada lleva a un error.

Compartir

El día 3 de noviembre amaneció muy especial, como suelen ser todos mis viernes. Apple me había notificado que el iPhone X estaba en reparto, y mis nervios estaban a flor de piel. Traté de tomármelo como un día normal, mientras saboreaba una taza de café.

A media mañana sonó el timbre y di un salto como un resorte. Miré por la pantalla del video-portero y efectivamente era él, el repartidor. Mi corazón se puso a latir más rápido mientras me embargaba una emoción bestial, como la que se produce todos los años por esta fecha con los lanzamientos de Apple.

Te puede interesar | Cómo hacer un apagado forzado en el iPhone X

Le abrí la puerta, formé la entrega y abrí la caja de cartón. Y sí, ahí estaba esta el otro envase blanquito con la silueta del iPhone en colorines. La abrí como si fuese un regalo navideño y ahí estaba esperándome. ¡Qué maravilla! , pensé mientras lo cogía y quitaba el plástico protector. Me apresuré a encenderlo y configurarlo con mimo.

Ahora, casi un mes más tarde, odio el iPhone X. Odio haber empleado un dineral en él, odio ese cromado que se araña con la mirada, odio la inconsistencia del Face ID y odio ese tamaño. Si bien el tamaño del dispositivo no es que sea mucho mayor a un Plus, el mayor radio de pantalla me hace imposible usarlo con una mano, y eso que no las tengo precisamente pequeñas.

Esto me lleva a tener la continua sensación de tener miedo, miedo a que el teléfono se me caiga y la reparación cuesta lo que cuesta, una barbaridad. Reconozco que en un principio pensé que sería todo cuestión de adaptación, pero una vez pasado casi un mes, no he conseguido adaptarme y sinceramente, no creo que ya lo haga. No es un teléfono para usar con dos manos, pero menos para hacerlo con una.

Te puede interesar | Esta Navidad, habrá iPhone X para todos

Ahora añoro a aquellos que fueron por el iPhone 8 Plus, un tamaño al que sí que estaba acostumbrado. Y con su Touch ID tan fiable. Porque a nivel de procesamiento es lo mismo, tiene la misma carga inalámbrica, casi la misma cámara y no habría mucha diferencia con mis instantáneas.

Ahora pienso en ese hype que tuve durante el mes de octubre y lo precipitado de mi decisión. ¿Necesitas un iPhone X?

Vía | bussinesinsider