Apple, o cómo una marca puede ser imprescindible para alcanzar el éxito

Apple, o cómo una marca puede ser imprescindible para alcanzar el éxito

Compartir

La historia de la publicidad es un largo relato que comprende las diferentes formas con las que las que diferentes entidades, como las empresas, han establecido relaciones con los clientes con el fin de vender un determinado producto. En un principio, generalmente no recibía toda la atención que debía prestarse a este campo, y en muchos casos incluso se llegó a pensar que con el mero hecho de que un producto es bueno se vendería. Sin embargo, en un mundo altamente competitivo, eso ya no pasa.

Ahora, las compañías ya no dejan nada al azar, en un mundo en el que cualquiera debería poder acceder a la información sobre una determinada empresa. Cualquier detalle es importante para mantener una buena imagen de marca que atraiga al consumidor. El logotipo, desde su forma a su color, tiene la responsabilidad de causar una buena primera impresión, tal y como, en muchos casos, juzgamos a una persona según su apariencia. Y en este planeta, no hay ninguna marca más reconocida que la de Apple.

¿Es tan importante la marca de una compañía como para dedicarle nuestra atención?

En estos últimos meses, la compañía californiana ha vuelto a ver como su marca mantiene el primer puesto en cuanto a las marcas más valiosas del planeta. Para Apple, su marca constituye uno de sus principales y más importantes activos. Cada movimiento que hacen, cada campaña, cada decisión, se hace teniendo en cuenta que su manzana representa un valor de varios miles de millones que no debe caer bajo ningún concepto ante sus grandes competidores.

Y ese valor, conecta con los consumidores por medio de una imagen limpia, simple. Una fruta como cualquier otra, que sin embargo se relaciona al instante con la mayor compañía del mundo. Inspira una gran confianza el encontrarte con su logotipo, de forma similar a estos casos de éxito de diseño web explicados por 1and1, en cualquiera de sus productos o servicios. A la hora de crear el logotipo de una empresa, cada trazo es importante, la posición de cada elemento, su estilo, y en eso, Apple dio en el clavo.

Sin embargo, el éxito de su marca no ha nacido de la noche a la mañana. A pesar de que, como decíamos al principio, cada vez es más importante la marca, no debemos olvidar que el objetivo final es vender el producto. Apple ha logrado que sus clientes se sientan orgullosos de comprar el último iPhone, iPad o Mac. De que logremos memorizar su logotipo o de que queramos tener sus pegatinas decorándolo todo. Un buen logotipo lanzará un producto a lo más alto, pero no hay que olvidar ofrecer algo a la altura.

Y vosotros, ¿Tenéis una empresa propia? ¿Consideráis importante vuestra marca?