10 cosas que odiar del iPhone X

10 cosas que odiar del iPhone X

El iPhone X no es la mejor compra y te cuento mi experiencia personal.

Compartir

Hace ya unas semanas que disfruto del iPhone X, que compré a la carrera el día que se estrenó en el mercado, y admito que sin valorar si de verdad lo necesitaba o si merecía la pena las características, especificaciones u opciones que nos ofrecía el nuevo terminal de Apple.

En general podría decir que no estoy del todo satisfecho con la compra realizada, y es que voy aprovechar este artículo para contaros 10 cosas que odiar del iPhone X, que creo que no solo odio yo, sino que las odian casi todos sus propietarios. Si todavía estás valorando la posibilidad de adquirir el nuevo iPhone no quiero echar por tierra tus ilusiones, pero sí que te voy a ofrecer interesante información a tener muy en cuenta.

El iPhone X es demasiado resbaladizo

Te puede interesar | Al iPhone X le sale otro imitador chino con notch y todo

Nunca he usado funda con los diferentes iPhone que ido teniendo, pero por primera vez me lo estoy planteando con el iPhone X y es que es demasiado resbaladizo como para llevarlo “desnudo”. Su precioso acabado en vidrio lo convierte en una auténtica maravilla estética, pero a la hora de sujetarlo, sobre todo con una mano, se convierte en algo muy complicado.

Ya son varias las veces que se me ha caído de las manos, por suerte estando en el sofá o echado en la cama, pero temo el día que me pase en le calle, donde casi por norma lo tengo que usar con las dos manos para evitar males mayores.

Desde el iPhone 4 no recuerdo otro iPhone que fuera tan resbaladizo y cada día cada vez que me acuerdo de aquel iPhone, solo espero que mi iPhone X no acabe como acabó aquel, tristemente estampado contra el suelo y con la pantalla rota.

La resistencia a los arañazos del iPhone X es bastante baja

A los problemas que prácticamente todos los usuarios tiene para evitar que su iPhone X se resbale de sus manos, hay que sumarle la poca resistencia que tiene el chasis del nuevo terminal de Apple a los temidos arañazos. A pesar de que lo he mimado y cuidado de una forma casi diría que preocupante, el marco tiene ya varios arañazos, que nunca antes había tenido en otros dispositivos móviles de los de Cupertino.

Una funda podría resolver los dos odiosos problemas del iPhone X que ya hemos repasado, pero comprarse un terminal de un precio desorbitado, con un diseño cuidado hasta en el más mínimo detalle, para terminar poniéndole una funda, parece un tanto ilógico.

El Face ID no lo hace todo más fácil y sencillo

Una de las grandes novedades que Apple presentó en el nuevo iPhone X fue el Face ID, que no es otra cosa que un reconocimiento facial, que sustituye al Touch ID que desaparece principalmente al desaparecer también el botón de inicio.

Desbloquear el dispositivo con el Face ID es una tarea sencilla y rápida, pero no todo se ha vuelto más fácil y sencillo. Por ejemplo resulta engorroso autorizar las transacciones de Apple Pay o confirmar las descargas desde la App Store.

El difícil acceso al Centro de control

Te puede interesar | Nos encantan los nuevos anuncios del iPhone X

El Centro de control se encontraba hasta ahora en la parte inferior de las pantallas de nuestros iPhone, valía con deslizar hacia arriba para verlo y poder comenzar a operar. Sin embargo con la llegada del iPhone X, Apple decidió colocarlo en la esquina superior derecha, un sitio donde es francamente difícil llegar sobre todo si estamos utilizando el iPhone con una sola mano y si no tenemos las manos demasiado grandes.

Ojalá esto cambie en un futuro, pero no hubiera sido todo más sencillo si el Centro de control se pudiera abrir desde la parte inferior, tal vez desde una esquina donde no interrumpiera demasiado.

La barra de estado del iPhone X nos da pocas opciones

Una de las cosas con las que más usuarios están descontentos es la barra de estado del iPhone X y es que por ejemplo no existe forma humana de habilitar la posibilidad para que se muestre el porcentaje restante de batería, algo que si se podía hacer en otros iPhone. Además tampoco podemos cambiar o modificar ninguno de los datos que se muestran.

Por ejemplo a muchos usuarios, entre los que me incluyo, nos gustaría ver esta barra de estado despejada y es que para que queremos ver la intensidad de la señal móvil. Sin embargo editarla es imposible, al menos de momento.

Cerrar aplicaciones en el iPhone X es torpe

Muchas cosas han cambiado con la llegada del iPhone X al mercado y una de ellas es la forma de “matar” las aplicaciones. Hasta ahora era una de las cosas más simples que podíamos realizar, pero ahora la forma tradicional de eliminar aplicaciones no funciona en el nuevo iPhone.

De momento no he encontrado una razón para este cambio, pero seguro que alguien en Apple lo vio interesante y efectivo, pero creo sinceramente que se equivocó de pleno.

No hay un modo oscuro

La pantalla OLED que monta el iPhone X, es mucho más eficiente cuando muestra imágenes oscuras. Esto se debe a que este tipo de pantallas tienen la capacidad de iluminar cada píxel de forma individual y los píxeles negros no necesitan encenderse. Esto como ya hemos dicho permiten una mayor eficiencia de pantalla y además un ahorro considerable de batería.

Sin embargo todavía podríamos alargar más la duración de la batería con un modo oscuro, que por desgracia no existe en el iPhone X. Ojalá Apple se acuerde en algún momento del modo oscuro porque todos o casi todos lo echamos muy en falta.

Al modo retrato le falta mucho para ser perfecto

Te puede interesar | iPhone Xc: así sería la versión más barata del smartphone

El modo retrato del iPhone 7 Plus era casi perfecto, sin mostrar imperfecciones y quedando casi perfecto hasta en los bordes más complicados. Sin embargo el modo retrato del iPhone X, que todavía está en una versión beta por las novedades introducidas, todavía está muy lejos de ser perfecto.

Y es que en muchas ocasiones, sobre todo en los nuevos modos, nos encontramos con fotografías imperfectas, sobre todo en los bordes donde se vuelven demasiado borrosas. Tal vez Apple debería de haber valorado la opción de estrenar su nuevo modo retrato de esta forma, pero le pudieron las prisas, y ahora nos encontramos con imperfecciones y enfados.

El software tiene errores

A pesar de lo que Apple está trabajando con iOS 11, habiendo lanzado ya iOS 11.2 donde se solucionan algunos errores de gran importancia, la nueva versión del sistema operativo de los de Cupertino sigue plagada de errores y fallos que desesperan a cualquier usuario.

Aplicaciones que se cierran, otras que no se abren, el Wi-Fi que deja de funcionar en cualquier momento y otros muchos fallos son los que se dan en el día a día no solo de cualquier usuario de un iPhone X, sino de todos aquellos que a diario usamos iOS 11, al que todavía le queda un largo recorrido para acercarse al rendimiento que tenía por ejemplo iOS 10.

El elevado precio

A buen seguro te estabas extrañando que en esta lista no apareciera el precio del iPhone X, que para casi todos es muy elevado, pero que poco ha importado para que las ventas hayan superado todas las previsiones. Yo sin duda alguna odio el precio del nuevo iPhone con todas mis fuerzas, pero aun así no fue un impedimento para que lo adquiriera, y para que lo esté disfrutando, a pesar de todas las cosas que odio del nuevo dispositivo móvil de la compañía que dirige Tim Cook.