El próximo Apple Watch será tu cardiólogo

El próximo Apple Watch será tu cardiólogo

Compartir

La salud, para Apple, es uno de los de principales mercados del presente, y del futuro. No pasa un solo año en el que la compañía no invierta en este campo con el fin de que sus productos logren tener un propósito más “humano”. Y el Apple Watch, es su principal estandarte en el catálogo de productos de los de Cupertino. El único dispositivo que realmente forma parte de nuestra imagen, el que más tiempo está en contacto con nuestro cuerpo.

De hecho, la noticia de hoy viene dada precisamente porque este es el dispositivo más personal de la compañía. Y es que, según la información que han proporcionado desde Bloomberg, un futuro modelo del Apple Watch dispondría de un módulo capaz de realizar electrocardiogramas, o ECG. Esta prueba permitirá a lo usuarios el acceso a información más completa sobre el estado del corazón, sin embargo, esta novedad podría suponer algún que otro cambio en el desarrollo del Apple Watch.

Te puede interesar | Tu corazón y el Apple Watch Original no se llevan bien

En primer lugar, para la implementación de un módulo de análisis médico, Apple necesitará de la aprobación por parte de las organizaciones responsables del control de este tipo de dispositivos, como puede ser la FDA en Estados Unidos.

Sin esta aprobación, no podría ser lanzado un reloj con estas características. Aunque este no es el principal problema, sino más bien lo que podría ocurrir justo después, cuando el público acceda a este nuevo Apple Watch.

Te puede interesar | El Apple Watch detectará los problemas del corazón

Si bien permitiría que los usuarios pudiesen detectar anomalías en la salud de su cuerpo, también implicaría que Apple tendría que tener mucho más cuidado a la hora de presentar los datos. Sin embargo, parece que esta novedad estaría más dedicada a los profesionales, para tareas de investigación, y no a los consumidores. Y es que, hay que tener en cuenta que a veces tener demasiada información que no comprendemos no es bueno, especialmente si hablamos de nuestra propia salud.

Fuente | Bloomberg