Apple podría ir a juicio por ralentizar los iPhone sin informar a...

Apple podría ir a juicio por ralentizar los iPhone sin informar a los usuarios

Compartir

Durante el día de ayer, Apple confirmó que había implementado funciones destinadas a gestionar la frecuencia de los procesadores de los iPhone antiguos para mejorar su rendimiento y evitar apagones inesperados conforme la batería se degrada, o lo que es lo mismo, que hace que los iPhone vayan más lentos. Y esta confesión constituye más que suficiente para que sean llevados a los tribunales, como se hacen eco en Macrumors.

Las demandas la han interpuesto Stefan Bogdanovich y Dakota Speas asesorados por la firma de abogados Wilshire Law Firm en la corte del distrito de California y la acusación no puede ser otra que la ralentización de los modelos de iPhone más viejos cuando salen otros nuevos. Unas de las demandas dice algo como:

El Demandado violó los contratos implícitos que hizo con los Demandantes al ralentizar deliberadamente los modelos más antiguos de iPhone cuando salen nuevos modelos y no revelar este hecho de forma adecuada cuando ya existía un acuerdo.

La otra hace referencia a la estrategia inmoral, decepcionante y no ética de ralentizar los iPhone.

Te puede interesarConfirmado: las actualizaciones iOS ralentizan tu iPhone

Según los abogados, Bogdanovich y Speas tienen un iPhone 7 y otros modelos más viejos y se habían dado cuenta de que “sus modelos más viejos van más lentos cuando salen los modelos nuevos” y que ellos no habían dado su consentimiento a que Apple los ralentizara, por lo que no tuvieron elección sobre si preferían tener sus teléfonos más lentos de lo normal.

Pero este juicio por el batterygate va a hacerse muy grande, porque la firma legal está buscando acuerdos para representar a todas las personas que residan en Estados Unidos y hayan tenido un iPhone más antiguo que el iPhone 8, que en USA son muchísimas, dada gran cuota de mercado de la manzana allí.

Te puede interesarCómo conocer al detalle el estado de la batería del iPhone

En la demanda se pide que los iPhone antiguos sean sustituidos y la compensación por su pérdida de valor, peor funcionamiento, adquisición de nuevas baterías y devaluación generalizada. Así como otra compensación por daños y perjuicios al no haber recibido algo por lo que habían pagado al adquirir su terminal. Casi nada.

Aunque Apple dejó claro en su discurso de ayer que esta medida se hacía para alargar la vida del terminal y mejorar la experiencia del usuario, protegiéndolo ante bloqueos y apagones conforme la batería se degrada, no ha sentado nada bien la falta de transparencia y la imposibilidad del usuario de poder elegir.

Te puede interesarPor qué no debería preocuparte que Apple ralentice sus iPhone

¿Qué va a hacer Apple ahora?

La verdad es que pintan mal las cosas para Apple, para el que lo primero probablemente sea pedir disculpas. Aunque los juicios se demoran, es bastante previsible que en Cupertino toque abrir la cartera, pero será cuestión de tiempo conocer los términos. Lo que sí debería cambiar desde ya es su política con los usuarios en este sentido.

Y es que como ya explicamos ayer, el problema no es tanto la medida tomada por Apple sino la falta de información. Los usuarios deberían poder saber fácilmente cuál es el estado de la batería de su iPhone y si merece la pena pagar por sustituirla. O que si actualizamos nuestro terminal con lo último de iOS, este va a capar la velocidad del procesador. Saber es poder.

Te puede interesarCómo revisar el estado de la batería de tu iPhone y reemplazarla

Ayer el desarrollador Guilherme Rambo subió a su cuenta de Twitter esta idea hipotética que Apple debería valorar si merece la pena adoptar, la de la interfaz de usuario que no solo informe del estado de la batería, sino que nos permita poder elegir el rendimiento del procesador.

Lo próximo que Apple debería revisar es su política de sustitución de baterías, algo que solo se hace cuando está en muy mal estado. Para que nos hagamos una idea, la batería de un iPhone está diseñada para tener el 80% de su capacidad tras 500 ciclos de carga completos.

Una batería defectuosa que no se ajuste a ese grado de degradación debería ser sustituida gratuitamente, en el caso de que el usuario haya contratado AppleCare+ o se encuentre dentro de los dos años de garantía.