Del iPhone 6 al iPhone 8 Plus: una experiencia personal

Del iPhone 6 al iPhone 8 Plus: una experiencia personal

Compartir

Normalmente acostumbramos a hacer posts de comparativas de iPhone de forma cuantitativa, es decir, con especificaciones y datos técnicos, y no cualitativamente. Y es que esas cifras y características no sabemos cómo se traducirán en nuestra experiencia de usuario y no es hasta que adquirimos el terminal que lo descubrimos.

Por ello hoy queremos evaluar cómo ha sido el salto de una usuaria de iPhone 6 a un iPhone 8 Plus, que si bien no copa tantas portadas como el iPhone X, sigue contando igualmente con el mismo procesador y cámara dual. Otra ventaja más es el precio: además de ser más barato per se, es mucho más sencillo encontrar ofertas.

Comprar iPhone 8

Comprar iPhone 8 Plus

Te puede interesar | Por qué no deberías comprar el iPhone 8 si tienes un iPhone 7

Pantalla: qué maravilla son los modelos Plus

Es obvio: pasar de un modelo normal a un Plus es maravilloso a nivel pantalla. Puedes pensar que con un modelo de 4,7 pulgadas ves genial, pero las 5,5 se notan y mucho. Pero además aunque el iPhone 8 no tenga display OLED, se ve mejor que el iPhone 6.

Puede que ambos modelos tengan pantalla con Retina HD, pero el True Tone y la mayor resolución (Resolución de 1.920×1.080 píxeles a 401 p/p del iPhone 8 Plus por los 1.334×750 a 326 p/p del iPhone 6). ¿El resultado? Un móvil con mayor resolución y más percepción de luz y de color.

Te puede interesar | La verdadera razón para comprarte un iPhone 8 Plus

Batería: pasar de cargarlo dos veces al día a que dure dos días

Otra de las mejoras evidentes es la batería por diversos motivos. Es lógico que cuando compremos un móvil nuevo la batería dure más. Un teléfono nuevo tiene la batería intacta y nuestro móvil viejo ya cuenta con algunos ciclos de carga a sus espaldas.

Además, pasar de los 1.810 mAh del iPhone 6 a los 2.675 mAh del iPhone 8 Plus se nota y mucho. En general, los modelos Plus tienen una batería superior para tolerar el mayor consumo consecuente de una pantalla más grande y porque simplemente cabe en un dispositivo de mayor tamaño.

Te puede interesar | 10 maneras de optimizar la batería de tu iPhone 8

Si compras un modelo Plus, te sorprenderás con su autonomía y eso es lo que le sucedió a esta usuaria, que pasó de cargar el iPhone 6 dos veces al día a que el iPhone 8 Plus le dure dos días.

Además, el iPhone 8 Plus cuenta con el procesador biónico A11, que está optimizado para consumir menos a pesar de ser más potente.

Procesador: a la velocidad del rayo

Ahora ya sabemos que cuando actualizamos nuestros dispositivos, Apple reduce la frecuencia de nuestros procesadores para proteger la vida útil de la batería, en pocas palabras, que Apple hace lentos nuestros iPhone viejos.

Esa es una de las razones por las que cuando compramos un iPhone nuevo notamos que va como un tiro. Por eso y porque el chip A11 es el más rápido del mercado.

Te puede interesar | Por qué no debería preocuparte que Apple ralentice sus iPhone

La usuaria ha regalado el iPhone 6 a su madre, que lo usará para cuatro cosas tan contenta, pero ella disfrutará al máximo del A11. Abrir apps con uno y otro no tienen nada que ver: Obviamente, pasar de 1GB a 3GB de RAM tiene algo que ver.

WhatsApp, Facebook, Twitter, juegos, Google Maps…¡da igual que tengas varias apps abiertas, el iPhone 8 va como un suspiro!

Haciendo fotografias: me he enamorado del modo retrato

Te puede interesar | ¿Realmente son tan diferentes las cámaras del iPhone X y el iPhone 8 Plus?

Es cierto que con un iPhone en el bolsillo no necesitas una cámara en la mayoría de las ocasiones, pero las mejoras en óptica pasando del iPhone 6 al iPhone 8 Plus son brutales. El modo retrato es una maravilla y aunque no seas aficionado a hacer fotos, cuando las haces quieres que salgan bien. Lo mismo pasa con la estabilización.

La cámara dual del iPhone 8 Plus es una bestia que aguanta el tipo ante fotos con movimiento, con poca luz, con condiciones meteorológicos desfavorables…

¿Y por qué no un iPhone X?

Muy sencillo: hay gente a la que le gusta el botón Home. Le parece cómodo, rápido e intuitivo. Con el iPhone X todo son gestos. Lo mismo que el Touch ID, que funciona genial con solo posar el dedo. No es cuestión de dinero. Al final, si vas a desembolsar 900 euros, te da igual invertir un poco más y hacerte con el iPhone X.

Te puede interesar | 4 razones por las que el iPhone 8 Plus es mejor que el iPhone X

Puede que el Face ID sea el futuro y que sobre el papel sea más preciso, pero si estás en alguna postura rara al final tienes que acabar cogiendo el móvil y metiéndolo el código. Y con el Touch ID puedes meter varias huellas en el mismo dispositivo.

Otra cuestión es el ratio de pantalla. Sí, el iPhone 8 Plus tiene bordes, pero el iPhone X es más estrecho, por lo que aunque sea todo pantalla, se siente menos útil que la del iPhone 8 Plus.

Conclusión

Tras tres años usando el iPhone 6, ya se puede considerar que ha aprovechado su terminal al máximo y que este vivirá un retiro dorado en manos de su madre. El iPhone 8 Plus constituye una alternativa ideal a los usuarios que apuestan por la continuidad de un diseño consolidado y con mejoras tan importantes como el chip A11, su cámara dual y cómo no, la carga inalámbrica. Por el momento, la usuaria está encantada y no se arrepiente de su decisión.