La App Store recauda más que la cadena de comida rápida McDonald’s

La App Store recauda más que la cadena de comida rápida McDonald’s

Compartir

26.500 millones de dólares. Esa es la ingente cantidad de dinero recaudado por los desarrolladores de apps del entorno iOS solo en 2017. En 2016 lograron “solo” 20.000 millones, es decir, que en 365 días han cosechado un 33% más, ¡un aumento brutal!

A decir verdad, si repasamos la corta existencia de la App Store – cuenta con menos de una década de vida – y sus respectivas cifras, nos encontramos con que ha logrado 86.500 millones de dólares desde junio de 2010. Ojo que estos números corresponden al pago a los devs, no lo que pagamos los clientes. Para que te hagas una idea, Apple se queda aproximadamente con el 30%.

Te puede interesar | Apple rompe récord de ventas del App Store en Año Nuevo

Y es que las apps constituyen la parte más beneficiosa del sector servicios de Apple, un área que le hecho crecer a pesar de que otras cifras como las del iPad han ido disminuyendo en los últimos tiempos.

Con estos números tan estratosféricos, no es de extrañar que nos hagamos un lío. Así que, ¿por qué no hacerlo más fácil con alguna comparativa que nos haga valorar la dimensión real de la App Store?

Te puede interesar | Sorpresas entre las apps y juegos más descargados de la App Store

En ASYMCO nos dan una serie de datos brutales que sirven para ello:

  • Los desarrolladores de app para iOS ganan más que todo lo que ingresó la popular cadena de comida rápida McDonalds durante 2016.

  • Al día, los usuarios invertimos unos 100 millones de dólares en apps, vamos, lo que ganó Google Adwords en 2012.

  • Incluso, la App Store superará los ingresos de industria cinematográfica (y también la musical) mundial este mismo año.

  • Desde su nacimiento, la App Store ha crecido con un ritmo aproximado de 5.000 millones de dólares anualmente.

Y es que el entorno iOS logra una cuota de mercado de aproximadamente 50 – 60% de la actividad económica de los smartphones. Así, no es de extrañar que para este año y el siguiente las previsiones sigan siendo estratosféricas.